Foto de @Arandina_VAVEL

Tres jóvenes de 19, 22 y 24 años, jugadores del equipo de fútbol de Tercera División Arandina C.F., de la localidad burgalesa de Aranda de Duero, están pendientes de pasar a disposición judicial este martes tras ser acusados por una menor de edad de abusos sexuales.

Tres amigos de La Manada declaran por otra denuncia contra el grupo de una joven dejada inconsciente en Pozoblanco

Carlos Cuadrado Santos ‘Lucho’ (delantero), Víctor Rodríguez Ramos ‘Viti’ (portero) y Raúl Calvo Hernández (extremo) se encuentran detenidos en una comisaría de Madrid desde la noche del pasado lunes, según informan fuentes del club.

El caso, que se encuentra bajo secreto de sumario, parte de la denuncia de una joven, supuestamente menor de edad, que ha denunciado abusos sexuales de los tres futbolistas, que presuntamente también grabaron los hechos con un teléfono móvil.

El Arandina C.F. ha emitido un comunicado oficial en el que concreta que las detenciones “no tienen nada que ver con temas relacionados con el fútbol ni con el club”.

Estas detenciones coinciden con la declaración en el juzgado de Primera Instancia de la localidad cordobesa de Pozoblanco de tres amigos del grupo de cinco jóvenes sevillanos autodenominado La Manada, pendientes en estos momentos de una sentencia por un presunto delito de violación múltiple sobre una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016.

Los tres amigos de este grupo testifican por las diligencias abiertas tras la acusación presentada por una joven de 21 años, que sostiene que abusaron de ella en el interior de un coche cuando volvían de la feria de Torrecampo en mayo de 2016 después de dejarla inconsciente tras ingerir alguna sustancia tóxica.

La denuncia de la joven especifica que uno de los cuatro miembros de La Manada presentes en la fiesta del municipio cordobés quiso acompañarla a su domicilio en su vehículo. La joven se sentó en el asiento del copiloto y nada más sentarse cayó “en un estado de profunda inconsciencia”. En el auto judicial consta que los otros tres miembros de La Manada que lo acompañaban se introdujeron a continuación en el vehículo. Mientras uno la besaba en la boca, “los demás le tocaban los pechos, riéndose de la víctima”.

El magistrado que instruye el caso apunta que fue trasladada hasta el municipio de Pozoblanco. Allí, la denunciante se despertó “completamente desnuda en el asiento de atrás” y con el mono y las medias rotas. Tras vestirse y colocarse en el asiento del copiloto, el conductor le dijo que le practicara una felación, a lo que ella se negó. El relato judicial añade que la joven fue golpeada “dos veces en la cara y otra en el brazo” antes de ser insultada y empujada fuera del automóvil.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 3 =