El ataque por parte de EEUU contra Siria, en el que de momento han fallecido ya seis personas, se produce tan sólo dos días después de que, este martes, tuviera lugar un bombardeo con armas químicas en una localidad al norte del país. En dicho ataque, murieron más de 80 personas.

Por su parte, España  ha explicado que espera que toda la comunidad internacional reaccione contra el uso de armas químicas en territorio sirio, pero aún no ha hecho balance de la intervención de EEUU.

Hace unos minutos, se ha conocido, que el ataque por parte de EEUU a la base aérea de Siria, había sido comunicado previamente a la Unión Europea, tal y como informa Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Además, el propio Juncker ha apuntado que entiende que el ataque aéreo de EE.UU. en Siria se realiza como un esfuerzo para disuadir futuros bombardeos químicos en Siria.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ordenó el bombardeo este jueves. Las fuerzas militares estadounidenses lanzaron hasta 59 misiles contra un aeródromo de Siria. Este ataque, supone el primer ataque directo de EEUU contra Bashar Al Asad desde el comienzo de la guerra civil, según información a la que ha tenido acceso Diario16.

Poco antes del ataque, tanto el presidente estadounidense, como su secretario de Estado, Rex Tillerson, declararon que el presidente sirio,  debía dejar el poder.

Donald Trump, en un mensaje grabado, ha confirmado la orden de ataque militar contra el aeródromo en Siria desde el que se lanzó el ataque químico. Además, explicó que EUU no puede permitir que el presidente sirio, siga haciendo uso de armas químicas y el bombardeo fue la respuesta a dicho ataque.

Hasta la fecha, Trump, había sido partidario de no hacer nada, como llegó a reconocer en el año 2013 cuando Barack Obama sopesaba una acción militar en Siria.

El ataque de EEUU, ha sido un ataque sorpresa y supone  un giro radical en la política de Washington en Siria y abre una posible vía de conflicto con Moscú ya que es el principal valedor del régimen.

Tal y como confirman varios medios, seis soldados sirios fallecieron en el ataque del jueves y la base aérea del régimen ha quedo “casi totalmente destruida”.

Con este hecho, la guerra en Siria ha entrado en una nueva fase, convirtiéndose en un auténtico desafío a Rusia e Irán, ya que ambos son países aliados del régimen de Asad y esto podría cambiar el escenario de una guerra que dura ya seis años con un balance de más de medio millón de muertos y varios millones de refugiados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − siete =