El tortuoso camino que lleve al PSOE, antes de que finalice este mes, a facilitar con su abstención en el Congreso de los Diputados un gobierno al Partido Popular de Mariano Rajoy se va despejando poco a poco. Apenas queda saber ya quién será el encargado de ‘ejecutar’ el argumentario socialista a favor de la abstención desde el atril de oradores, con el que de paso se eviten unas terceras elecciones generales. Al mantenerse aún fuerte la línea dura del ‘no’ al PP dentro de los todavía compactos seguidores del dimitido secretario general, Pedro Sánchez, es más que probable que la gestora socialista tenga que recurrir a un nuevo portavoz parlamentario, y todos apuntan ya al vasco Eduardo Madina como el elegido.

antonio-hernando

Es evidente que entre el diputado vasco y la baronesa socialista andaluza, Susana Díaz, se ha producido un acercamiento de posturas (cabe recordar que la andaluza apoyó en las primarias de 2014 al contrincante de Madina, Pedro Sánchez) antes incluso del bochornoso espectáculo ofrecido estos últimos días en la sede socialista en el Comité Federal y las jornadas previas con la dimisión el bloque de 17 miembros de su ejecutiva federal.

Nadie duda a estas alturas que la opinión de Díaz es la que con más atención se escucha dentro de la gestora. Por algo el presidente de este órgano provisional del PSOE, Javier Fernández, tiene como números dos y tres a dos andaluces totalmente fieles a la baronesa del sur. Y por algo Fernández critica al PSOE de “haberse podemizado”. Y tampoco es casual que en sus dos intervenciones públicas haya reiterado hasta la saciedad que el escenario de unas terceras elecciones es el peor posible para los socialistas, el camino a evitar sea como sea.

por algo Fernández critica al PSOE de “haberse podemizado”

Por tanto, la hoja de ruta de la gestora vuelve a seguir los pasos al milímetro de la paralela ‘hoja de ruta’ preparada por Díaz para su desembarco personal en Madrid, que se hará con todas las garantías posibles que eviten la sobreexposición que sufre ahora tras el desastre del último Comité Federal.

El presidente de Asturias vuelve a subrayar que será la militancia quien se encargue de elegir a su nuevo líder en caso de que haya elecciones. Pero, ¿y si no se llega siquiera a contemplar este supuesto, como así todo lo parece indicar?

Fácil respuesta: la militancia será evitada por completo. Fernández tiene previsto reunirse con el consejo territorial del partido, donde escuchará la opinión de los secretarios generales de todas las federaciones socialistas territoriales. De estos encuentros, el presidente de la gestora extraerá las conclusiones que lleve al Comité Federal aún por convocar en las próximas semanas, donde probablemente presionará con el argumento hecho público estos días de que las terceras elecciones “son el peor escenario posible” para el PSOE. Durante todo este tiempo el PSOE sólo se encargará de negociar alguna contraprestación del PP a cambio de su abstención.

la militancia será evitada por completo

Si el camino de la abstención es el elegido, la disciplina de voto ya ha sido puesta en duda por no pocos dirigentes socialistas como por ejemplo la dirección del PSC. La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y viceprimera secretaria de los socialistas catalanes, Núria Parlon, prefiere que “asumir el riesgo de un sorpasso de Podemos, ya que lo que no se puede ser es muleta del PP”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − 8 =