El concejal “estrella” del PP en Canarias, Carlos Garcinuño, que llevaba el área de Urbanismo en la capital de Tenerife, ha sido cesado políticamente por los propios populares, al votar en contra de la postura del equipo de gobierno CC-PP en este ayuntamiento, en lo que se refiere a un mandamiento judicial de caso “Mamotreto”. El edil, -que aún conserva su acta-, se ha referido a “las presiones políticas ejercidas por el Presidente del PP de Tenerife, Manuel Domínguez, y la edil Zaida González, meses atrás, para abandonar el cargo en varias ocasiones, hasta que la crisis del Mamotreto dinamitó las posturas divergentes entre ambos. Parece que el PP está haciendo una genuflexión ante los nacionalistas de CC para conservar el pacto de gobierno”, ha declarado a Diario 16.

Garcinuño asegura que “las conversaciones con Manuel Domínguez, y Zaida González, han ido en la línea de ”invitarle” a dejar Urbanismo, y contentar a Coalición Canaria, o “no enfadar a CC”, su socio de gobierno en el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife”, y añade “la falta de personalidad política que atraviesa el PP en este municipio”, “la necesidad política de conservar los sillones”, a expensas de lo que pueda acontecer con el pacto regional en Canarias entre CC-PP. Por otra parte, este pacto en el Archipiélago, está prácticamente descartado como hemos avanzado en Diario 16 .

El caso Mamotreto, obtuvo el fallo judicial de demolición de este edificio de aparcamientos en la Playa de las Teresitas, pero el exedil popular de Urbanismo, defiende la posibilidad de evitar el derribo de este edificio, al ampararse en el punto 10 del Fundamento de Derecho de la citada sentencia basado en “poder legalizar esta construcción”, como ya ha sucedido con otras estructuras, siguiendo el ejemplo de una biblioteca en Gran Canaria, el caso Trompo en Tenerife, y la Pasarela de Alicante. “Pero el ayuntamiento obvió personarse en esta causa, para defender su patrimonio como correspondía. De hecho, el actual alcalde nacionalista José Manuel Bermúdez (CC), tenía un informe de personación desde abril 2015, y lo ocultó en una gaveta, para que no le perjudicara en las elecciones municipales”.

El exconcejal insiste en la importancia de este proyecto original de Dominique Perrault, un edificio que costó 8 millones de euros, el cual lleva años inacabado, con las obras paralizadas al ser denunciada esta edificación, con el consiguiente sobrecoste anual a los ciudadanos del mantenimiento de esta estructura objeto de litigio, y el bloqueo a acceder a plazas de aparcamiento en una playa turística tan frecuentada. “Lo más inaudito del caso Mamotreto, es que se va a derribar este aparcamiento para volver a construir otro aparcamiento según dicta el Plan de Ordenación y el Plan Especial de Las Teresitas”, subraya con especial hincapié Garcinuño.

“La demolición supone alrededor de 400.000 euros, pero se añade una obra para asfaltar esta área de 7.400 metros cuadrados, que si hubiera estado incluida, -la nueva obra-, en el expediente de demolición, no hubiese tenido problema en un voto favorable en el Consejo de Gobierno, pero al no formar parte del pliego, me negué, porque no quiero cometer ninguna irregularidad, en la sospecha de la ilegalidad de este asfaltado, que además se impone a los condenados, cuando no   aparece esta obra en la sentencia. Esta situación desencadenó mi cese oficial por el alcalde Bermúdez, aunque las presiones por el PP ya eran previas, y tristemente, sólo me han llamado cinco miembros del partido”, sostiene el exedil, y aclara que “aún no he entregado el acta, a la espera del resultado de unos informes, así como al ser un acta nominativa, me tomaré mi tiempo para resolver mi situación en el consistorio”.

Garcinuño agradece la infinidad de mensajes de apoyo recibidos desde la sociedad canaria, “a una media de 500 felicitaciones diarias”, que a nadie se le escapa, el desgaste electoral que supone esta crisis del Mamotreto para el Partido Popular, con la pérdida de uno de los ediles claves en Canarias. El exconcejal alude a su condición de arquitecto profesional, en su aportación a la ciudad, como el proyecto más importante de toda su vida, “aunque le hubiera gustado disponer de más tiempo para finalizar proyectos en marcha”, y con humor afirma que “ser edil en este ayuntamiento, es un máster diario en Urbanismo”.

La sentencia judicial obliga al derribo de la estructura, asumiendo el coste los condenados en el proceso, de los cuales tres cumplen pena de prisión: los exediles Manuel Parejo y Norberto Plasencia, junto a la extécnica en Infraestructuras, Loreto Ariz. El exconcejal del PP, reconoce este mandamiento judicial, pero responsabiliza de esta situación al ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, por “no haber defendido sus intereses”, con fuertes críticas hacia el anterior edil de Urbanismo, José Ángel Martín (PSOE), y el alcalde Bermúdez (CC) por “no tomar las medidas necesarias para personarse”, “algo que cuesta entender, y que, finalmente tuvieron que aceptar en el juzgado esta personación en el derribo por parte del consistorio, que se judicializó por la vía penal, y no por la vía administrativa, que hubiera sido lo más lógico”. 

Reacción del Ayuntamiento de Santa Cruz

El consistorio capitalino ha asegurado en un comunicado que “cumple con la sentencia de derribo del mamotreto, al margen de las opiniones del exedil Carlos Garcinuño, sobre la eventual pérdida patrimonial que sufrirá el municipio”. El ayuntamiento sostiene que “está personado en la causa judicial a través de un auto de la Audiencia Provincial del pasado mes de abril, -que da lugar a dicha personación-, en lo que se refiere al cumplimiento de la sentencia de derribo”. La institución municipal se ha defendido alegando que “ejerce el derecho que le ampara en cuanto a su personación”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. este señor, ¿es el mismo que quiere obviar el Plan especial del barrio de El Toscal, tas diez años de trabajo, porque quiere favorecer otros intereses? ¿el que quiere incumplir una sentencia judicial en El mamotreto, lo que puede suponer un delito? Que no cuente sólo lo que le interesa, y que no se presente como salvador de los intereses del pueblo. Más bien parece el elefante que entra en la cacharrería

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =