No pasa desapercibido el hecho de que cada vez nos rodea más incertidumbre, sin saber dónde vamos a llegar o qué pasará mañana. Vivimos en un mundo interconectado y cambiante en todos los aspectos. La información que nos llega es sesgada, los datos son volátiles, y si todo esto fuera poco, la princial fuente de información es el ser humano, la sociedad en su conjunto. Por eso la economía es conocida como una ciencia social, y esto la convierte en una ciencia inexacta, una ciencia cambiante, una ciencia rebelde.

Sin embargo es la “ciencia” que más poder tiene, pues es capaz de crear riqueza, o de agotar recursos, es capaz de crear guerras y destruir gobiernos, es capaz de cambiar los modelos sociales que conocemos o incluso crear nuevos modelos distópicos. La economía tiene un inmenso poder y un valor indiscutible en las decisiones de nuestros gobernantes y líderes mundiales, por eso es crucial que quienes asesoran a eso líderes mundiales, quienes realizan informes y las valiosas estimaciones para esos gobernantes, sean lo más rigurosos posibles. Nuestro futuro depende en gran medida de lo que piensan, dicen y aconsejan esos ecomistas que parecen ser de otro mundo pues muy pocos los entienden pero todos se apoyan en su sabiduría.

¿Pero qué ocurriría si la sociedad y los políticos que la representan, y que son un reflejo de ésta, entendiesen todos esos términos que los economistas de la TV, de la prensa, o de aquellos que elaboran ponencias marco para partidos políticos, usan como artillería que arrojan indiscriminadamente?

Terminos como estanflación, ajustes integrales, prima de riesgo, apalancamiento, elasticidad-precio, productos derivados, oferta monetaria ampliada, mercado primario, metodo de integración proporcional, sin entrar en la terminología inglesa como overtnight, split, warrant, call, bail-in, y muchos más, desconciertan al común de los mortales y hace que nadie sepa si lo que hace un gobierno va en la dirección de solucionar los problemas de los ciudadanos o va a producir el resultado contrario.

Por eso, he decidido que con vuestra ayuda, a través de las redes sociales, podamos hablar de economía, desde una perspectiva mucho más sencilla y simplificada, en próximos artículos para de este modo poder saber si los gobernantes toman buenas decisiones o en caso contrario pensar en qué candidato lo hará mejor con nuestro siguiente voto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − 8 =