Las violaciones de los acuerdos de Naciones Unidas del Estado de Israel contra Líbano han llevado a que este país presente, a través de su embajador permanente en la ONU, Nawaf Saslam, un informe estadístico de las violaciones de la Resolución 1701-2006 del Consejo de Seguridad de la ONU durante el mes de enero. En esta misiva el embajador solicita a la Asamblea General que «tuviera a bien hacer distribuir la presente carta y su anexo como documento de la Asamblea General, en relación con el tema 34 del programa, y del Consejo de Seguridad».

El documento es una relación por día y por horas de las violaciones que el Estado de Israel ha hecho de la resolución citada. En total 78 sólo en el mes de enero de 2017, más de dos al día de media. El escrito divide las violaciones en terrestres, aguas territoriales y espacio aéreo.

En la primera categoría, destacamos la violación ocurrida el 22 de enero a las 12.30 según se especifica en el informe a la ONU: «En las afueras de la localidad de Marun ar-Ras, frente a los puntos B52 y B52-2, cuando unos agricultores libaneses inspeccionaban sus terrenos situados en territorio libanés, se aproximó una patrulla del enemigo israelí compuesta por tres vehículos Defender y dos vehículos Hummer desde el interior del territorio ocupado. Se apearon unos 15 soldados que tomaron posiciones de combate, amartillaron las armas, apuntaron a los agricultores y lanzaron dos bombas de humo que cayeron frente a los agricultores, en Territorio Palestino Ocupado». El resto de violaciones de la resolución 1701-2006 se centran sobre todo en la entrada de patrullas del ejército israelí en zonas reclamadas por Líbano, actitudes amenazantes por parte de los militares israelíes como, por ejemplo, amartillar y apuntar con sus armas a civiles y a patrullas del ejército libanés, destrozo de estructuras con excavadoras o el ocurrido el día 6 de enero: «Al amanecer, en las afueras de la localidad de Ayta al-Shaab, cerca de la frontera entre el Líbano y la Palestina ocupada, entre los puntos B32 y B33, una patrulla del enemigo israelí secuestró al pastor Abdullah Rahmah. A las 2.00 horas del 7 de enero de 2017, el ejército libanés recibió al pastor en el cabo de An-Naqura de manos del servicio de enlace de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano».

Sólo en el mes de enero se ha vulnerado el acuerdo con la ONU en 78 acciones

Dentro de las violaciones de las aguas territoriales expuestas por Nawal Salam en el documento destaca la ocurrida el 2 de enero a las 4.28 de la madrugada: «Frente al cabo de An-Naqura, el enemigo israelí, desde su posición del cabo de An-Naqura, orientó un foco reflector hacia las aguas territoriales libanesas durante cuatro minutos y disparó con armas de guerra a una embarcación de pesca libanesa que se encontraba en aguas territoriales libanesas». A lo largo de todo el mes de enero patrulleras y embarcaciones de la Armada israelí, según el documento, penetraron en aguas territoriales libanesas en dieciséis ocasiones. Especialmente intenso fue el día 4 de enero en que se produjeron nueve incursiones entre las 4.36 de la madrugada hasta las 16.30, incursiones en las que los israelíes instalaron una boya.

El mayor número de violaciones de la resolución 1701-2006 se produjeron en la tercera categoría: violaciones del espacio aéreo. En 54 ocasiones aviones de reconocimiento, de combate o helicópteros del ejército israelí violaron el espacio aéreo libanés. No se trató de estancias breves por tener que cruzar Líbano sino que nos encontramos vuelos de reconocimiento de más de 10 horas, tal y como ocurrió el día 10 de enero a las 7.10 horas: «Un avión de reconocimiento del enemigo israelí violó el espacio aéreo libanés penetrando por An-Naqura. Voló en círculos sobre Beirut y sus alrededores y Baabda y se retiró a las 23.10 horas por An-Naqura».

Las ingente cantidad de denuncias de violaciones de las resoluciones de la ONU tanto de Líbano como del Estado de Palestina por parte de Israel demuestran la actitud de superioridad que mantiene Israel respecto a sus vecinos, una actitud que le hace desobedecer de manera continuada resoluciones que son de obligado cumplimiento por todos y cada uno de los países que forman parte de las Naciones Unidas. Por otro lado, esa actitud supremacista del Estado de Israel también lleva a una violación continuada de los derechos humanos en los territorios ocupados a los palestinos.

El documento íntegro AQUÍ

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. José Antonio, hijo mío, territorios ocupados no, territorios en disputa.
    Dado el número de países musulmanes que forman parte de ella, la ONU debería llamarse ONI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + 14 =