El PP y, especialmente Rajoy, iban preparados para las duras críticas de la oposición al Gobierno en la sesión que hoy ha comenzado de la sesión de control al Gobierno. Parece que no reciben el golpe, pero los partidos con representación parlamentaria, a excepción del Grupo popular, reflejan la opinión generalizada de una sociedad que ya pone en duda, por los últimos acontecimientos de corrupción, hasta la actuación del Ministerio de Justicia y de la Fiscalía.

En este sentido, El secretario general de Ciudadanos , José Manuel Villegas, ha advertido al ministro de Justicia, Rafael Catalá, que “deberá dar muchas explicaciones y, si no son convincentes, será un obstáculo para lograr los consensos necesarios para una Justicia independiente”. Villegas ha acusado a Catalá de “aparecer como protagonista en escándalos que tienen que ver con filtraciones a compañeros de partido, denuncias de injerencias de los fiscales o mensajes a imputados.

En la misma línea ha ido el portavoz del PSOE en el Congreso. Y Mariano Rajoy, ha intentado despachar la durísima acusación de Antonio Hernando de ser “cómplice” de la corrupción, asegurando que su intención es “mejorar los controles, apoyar a los que persiguen los delitos y endurecer las sanciones”.

El presidente del Gobierno ha asegurado no querer “entrar al juego” del PSOE que ha vaticinado una grave “inestabilidad institucional” y ha dibujado un Ejecutivo “acorralado” por las corruptelas. Rajoy ha pedido a Hernando que defienda la presunción de inocencia y apoye los Presupuestos del estado en los que se contemplan partidas de refuerzo para las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y para la Justicia.

Por su parte, la diputada socialista, Soraya Rodríguez, le ha recordado hoy al ministro Montoro sus palabras en el debate de Presupuestos, donde “con su desparpajo característico” afirmó que “hablar de incremento de gasto público: en educación, pensiones, sanidad… era como irse de copas”.

En la sesión de control al Gobierno, y utilizando “su mismo símil”, Soraya Rodríguez ha asegurado que “correrse una juerguecita con el dinero público de todos los españoles” fue el “presunto enriquecimiento ilícito” de empresas de la familia de Rodrigo Rato en los procesos de privatización de entidades como “Telefónica, Endesa, Repsol o Paradores, de las que el señor Rato recibió más de 82 millones de euros, 28,9 cuando era ministro y vicepresidente del Gobierno Aznar”.

“Con ese dinero señor Montoro, y mientras usted estaba en el despacho de al lado, el señor Rato evadía a la Hacienda Pública a través de sociedades opacas en paraísos fiscales. Usted debía estar tomándose alguna copa porque no se enteró”, añadió.

Además, “cuando volvió con el señor Rajoy” al Gobierno, “la juerga siguió” porque “hizo una amnistía fiscal indecente para favorecer a presuntos delincuentes del Gobierno Aznar. Ahí está atrapado usted señor Montoro y no nosotros”, concluyó.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 13 =