Menores sin documentación duermen en Melilla.

En España se habla que las cifras de menores que se encuentran dentro del sistema de protección por diferentes medidas ronda entre los 30.000 y 40.000. Nadie da datos concretos y las últimas estadísticas oficiales del INE son del año 2013.

Si esta situación es difícil de entender, más incomprensible si cabe es la de aquellos menores tutelados no documentados.

Hablaremos hoy de la medida de protección denominada “acogimiento familiar”, esta es una medida complicada pero que se ha considerado por los expertos y por la nueva modificación de la ley de infancia como la más ventajosa para niños, jóvenes y adolescentes.  

los menores que llegan a familias de acogida sin una mínima documentación

A punto de celebrar el próximo 20 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Universal de la Infancia y se conmemora el aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada en 1989, queremos poner especial hincapié en los menores que llegan a familias de acogida sin una mínima documentación. Y es que el día a día de estos niños y sus familias se hace más difícil todavía si no se dispone de trámites tan básicos como un empadronamiento, un DNI y/o pasaporte y/o NIE, tarjeta sanitaria, etc…

El Preámbulo de la Declaración de los Derechos del Niño, resalta la idea de que los niños necesitan protección y cuidado especial, “incluyendo una protección legal adecuada, antes del nacimiento y después del nacimiento”.


La Declaración de los Derechos del Niño establece diez principios:

  1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
  2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social del niño.
  3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
  4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médicos adecuados.
  5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
  6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
  7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
  8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
  9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
  10. El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

Fuente: http://www.humanium.org/es/declaracion-1959/


Tan cerca de la celebración de este día, queremos visibilizar a los llamados “menores indocumentados”, aquellos que a pesar de estar bajo la tutela del Estado Español no tienen reconocidos sus derechos más básicos, y no hablamos de los menores que coloquialmente se llaman “MENAS” (menores extranjeros no acompañados), de los que también se tendría mucho que decir; no, hablamos de niños y niñas nacidos en territorio español, pero que a pesar de ello no son considerados ciudadanos españoles, porque sus padres son extranjeros sin documentación en situación irregular en la mayoría de las ocasiones. Son niños que, porque sus padres son ciudadanos de un país sin convenio con España, adoptan la nacionalidad de sus padres independientemente del lugar donde hayan nacido.

no tener documentación les hace inexistentes para el sistema

Hablamos de niños, incluso bebés, adolescentes y jóvenes a los que en el momento de nacer en territorio español, sus padres extranjeros no les inscribieron en el registro consular correspondiente, de niños a los que no se les ha renovado su documentación a tiempo, niños que llegaron con sus progenitores en situación irregular y que han sido tutelados por encontrarse en situación de desprotección y que indocumentados llegan a cumplir la mayoría de edad sin que se formalice su situación administrativa-legal. Situaciones sangrantes que se dan en la convivencia diaria de estos niños en su entorno familiar de acogida, en su entorno educativo, de salud…. Situaciones tan rocambolescas como verse impedidos de practicar deporte en un club federado porque no se les puede cumplimentar la ficha, no pueden viajar en avión con su familia de acogida porque no tienen documentación con fotografía, no pueden trasladarse al extranjero, la familia de acogida no puede acceder a prestaciones de dependencia que redundan en beneficio del niño, etc… derechos de los que podrían disfrutar si “existiesen legalmente”, porque no tener documentación les hace inexistentes para el sistema.

Esto que os contamos, es una realidad habitual para familias de acogida que ven como se limita el día a día de los niños que acogen, una realidad que se sufren desde hace años, conocida por quienes la padecen y por profesionales e instituciones que deben acompañar a estas familias y estos niños en el acogimiento familiar.

Desde FADES queremos empezar a movernos y buscar la manera de visibilizar esta situación tan desconocida para la mayoría de la sociedad, pero tan injusta. Estos niños “Existen” aunque no haya papeles que lo demuestren, a pesar de que no se refleje en estadísticas. Queremos llamar la atención especialmente en el caso de niños nacidos en territorio español de familias rumanas: estos niños, a pesar de estar bajo la tutela de las instituciones españolas, no pueden conseguir su documentación ni sus derechos porque Rumania hace caso omiso a su existencia, no los reconoce. Nos consta que en la mayoría de los casos las instituciones rumanas dan el silencio por respuesta a las solicitudes que se les realiza para que reconozca a estos niños o no como ciudadanos rumanos, lo que dificulta enormemente su vida y la de las personas que los rodean.

Pero….

¿Qué hacen las instituciones españolas al respecto? ¿Por qué llevamos años, lustros…permitiendo que estos niños vivan en estas circunstancias? ¿Por qué no hay una voluntad férrea de las instituciones correspondientes para buscar una solución? ¿Por qué no se buscan alternativas ante la negativa del gobierno rumano? Entendemos que como tutores legales tienen la responsabilidad de buscar soluciones.

Desde FADES queremos movilizar a las familias que nos hacen llegar sus experiencias, a las organizaciones sociales, a la sociedad en general… queremos decir BASTA y EXIGIR a quien o quienes corresponda que hagan todo lo necesario para que esta situación no se prolongue más, para que se dé una solución y estos niños y sus familias no deban preocuparse de “pelear” con las instituciones para que se tramiten los documentos necesarios para ser ciudadanos reconocidos, con derechos y deberes, algo tan básico y tan importante como el derecho a la identidad, a un nombre y una nacionalidad tal como se recogen en la convención de derechos del niño ratificada por ESPAÑA.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − ocho =