En la comparecencia de los últimos presidentes del Banco Popular ante la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera en nuestro país, se mostraron dos tipos de gestión de un mismo ente o sociedad que, vistos los resultados del trabajo realizado, tanto por Ron como por Saracho, todo indica que se han intercambiado temporalmente dichos sistemas de gestión y, estando descontextualizados, han hecho que hayan aplicado unos sistemas de gestión desplazados de su espacio-tiempo. Fruto de esta extrapolación de los modelos de Saracho tuvimos el resultado de una ineficacia y la nula consecución de resultados positivos que dejó el camino expedito para la actuación de la Junta Única de Resolución, una actuación de la JUR que se realizó desde la precipitación, la descoordinación y más con el anhelo de realizar un buen trabajo que con la objetividad que del trabajo bien realizado, lo que demuestra que fue nulo en dicha objetividad, burlando por su ausencia toda aquella documentación que acredita aquellas calificaciones que la JUR realiza ensalzando su trabajo.

En las nuevas normativas contables y regulatorias, se pone el acento en las previsiones microprudenciales y macroprudenciales. Por ello, la normativa NIIF 9 no solo imputa las pérdidas a su ejecución sino a su previsión que vayan a realizarse.

Estos procedimientos de gestión se denominan proactivos, incidiendo en el prever, anticipar y planear cambios y crisis. El fruto de dicha gestión tiene como resultado la prudencia y la previsión.

Por otro lado, tenemos un segundo procedimiento utilizado en estos últimos años, gestión reactiva, en donde se reacciona a los cambios o crisis luego de que estos sucedan.

Mientras en la gestión privada se incide en una gestión proactiva y prudencial, en la gestión pública comenzamos a ir viendo algunas medidas, aunque su línea de actuación todavía se ciñe a la gestión reactiva.

Fruto de esa gestión proactiva y prudencial son los organismos de supervisión y regulación que realizan su trabajo sin ningún tipo de vínculo o interconexión en realizar un trabajo en coordinación. Y esa descoordinación es lo que muchas veces hace inoperativa e ineficaz el esfuerzo de una gestión proactiva y prudencial.

Y ciñéndonos a los dos expresidentes del Banco Popular, Angel Ron y Emilio Saracho, vemos como la gestión del primero es una gestión reactiva y prudente, marcada por las conclusiones, los trabajos tanto de la auditora (PwC) como de los organismos supervisores, que no son capaces de dar una valoración de la situación financiera donde se encontraba el Banco Popular, y especialmente en su situación de ratios regulatorios. Por esa parte, Angel Ron podría haber cometido un exceso de confianza con dichos organismos, al no darle pautas o indicadores para cumplir los ratios o coeficientes regulatorios. Cosa que puede estar pasando con el Santander en donde dichos ratios o coeficientes regulatorios se han mejorado con la incorporación del Banco Popular.

La gestión de Emilio Saracho ha sido una gestión actual, se la conoce bien, incluso con los esquemas conceptuales anglosajones para poder plantearla y hacer convencer al oyente que tiene delante: una gestión proactiva y muy imprudente.

Uno de los principios fundamentales sobre los que se basa la gestión proactiva es reconocer los fallos y debilidades en la gestión ordinaria y extraordinaria para poder repercutir las deficiencias lo mínimo posible en el funcionamiento de la empresa.

Emilio Saracho, en los 108 días que estuvo como presidente del Banco Popular, sólo quiso reconocer y verificar la situación del Banco Popular y la única medida cierta que sabemos que tomó tuvo su fruto el último día de mayo al lograr 2.279 millones de liquidez aportada por diversos conceptos con lo que el coeficiente LCR (liquidez), con Wizink, llegó al 79,4 %, sabiendo que regulatoriamente se le exigía el 80 % en el año 2017.

Si una gestión proactiva tiene que ir acompañada de iniciativas propias, es en esto donde se constata que tenía muchas propuestas, como las propuestas por Deutsche Bank, Barcklays y, según afirmó en la Comisión, de Credit Suïsse, y algunas más que no conocemos todavía. Otras propuestas fueron la venta de activos inmobiliarios para hacer una valoración del precio que estaría dispuesto a pagar el mercado por el total del paquete inmobiliario o la venta de activos no estratégicos, como WiZink y Totalbank. Ninguna de las que tenía encima de la mesa fueron materializadas por la inacción de Saracho.

Por tanto, una gestión proactiva, pero con inacción a tomar decisiones hizo que la gestión de Saracho fuera negligente e imprudente. Si se le hiciera referencia a todo aquello que da pie a calificar su gestión, es porque en el Congreso, ante la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera solo presentó gráficos de Tono Santos, mientras que toda la documentación que podría haber aportado del Banco Popular brilló por su ausencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. https://intereconomia.com/economia/politica/el-gobierno-de-sanchez-mantendra-su-defensa-de-la-jur-ante-el-tjue-por-el-caso-banco-popular-20180716-0931/

    Confirmado tanto monta monta tanto el PP como el PPSOE, ambos corruPPtos sin remedio. Nos animan a votar a Podemos o mejor aún a ERC, así será. Ya puede el PPSOE empezar a hundirse en las encuestas de nuevo. Solo hay que ver, en la foto de la noticia, como pone la mano en forma de cazo la nueva ministra Calviño. Este caso es nauseabundo.

  2. http://www.elmundo.es/economia/empresas/2018/07/16/5b4b665ee2704e44848b456e.html

    Entrevista en el mundo. Censura pura y dura a comentarios que no les gustan…cómo no.

    Se olvida a los comentaristas palmeros de SATANder mencionar la caída del 75% desde máximos que ha padecido el banco de la ama, el de la que sale en la lista falciani, por eso no pasa nada, que caiga el popular en bolsa sí, hay que decir y sacar gráficos, claro, pero que caigan otros del sector incluido SATANder un 75% no pasa nada. Se les olvida mencionar las declaraciones de Saracho, contradiciendose al 100%, dijo que popular era solvente y sin embargo que era una caca. Un administrador de una empresa solvente que mantenía que la empresa era una caca, pedir el ELA tarde, después de él mismo haber provocado el pánico con sus continuas declaraciones, liquidez que le quitan los organismos y empresas públicas…que vergüenza de páis.

  3. Por no mencionar la paralización del proyecto sunrise, eso sí que fue un indicio claro de la gestión que quería saracho, una gestión de un banco solvente pero caca, para entregarselo a SATANder ayudando desde dentro a Albella que le obligó a aceptar la presidencia y este Albella a su vez a las órdenes de guindos, ambos, así como todo el PPSOE y gran parte de la “prensa” del país, por supuesto a las órdenes de los botín-falciani…

  4. http://www.expansion.com/mercados/2018/07/16/5b4c639aca4741ac058b45a5.html?intcmp=NOT003&s_kw=deutsche_bank_se_dispara_en_bolsa_al_adelantar_sus_cuentas

    Saracho dijo que popular era el “gran problema” de la banca europea tras el Deutsche…ahí está el Deutsche, a este no lo asesinan los mandatarios y reguladores alemanes ni europeos, este ya no va a ser el gran problema europeo…y el popular tampoco, porque lo mataron llevandose por delante a 300.000 familias, casi todas españolas, no alemanas, claro, y lo bien que le ha sentado a SATANder…y lo calladitos que permanecen los nuevos del PSOE…PPSOE, corruPPtos hasta el infinito y más allá… a proteger a los borbones y botines del populacho, que se dejen robar calladitos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + catorce =