Cinco agentes de policía han fallecido en la madrugada del viernes y otros seis han resultado heridos durante una manifestación contra la violencia policial en Dallas, como consecuencia de los disparos de dos francotiradores que estaban situados en lugares elevados.

El Departamento de Policía de Dallas ha anunciado en una rueda de prensa que de los seis agentes heridos, algunos de ellos se encuentran en condición «crítica» y uno sigue en el quirófano. En los disparos resultó herido también un civil, aunque se desconoce su estado actual.

Las fuerzas de seguridad han asegurado tener bajo custodia a dos sospechosos, después de que uno de ellos se entregase y el otro fuese capturado tras un tiroteo con el equipo SWAT (policías para operaciones de alto riesgo).

El Departamento de Policía de Dallas tuiteó la fotografía de un hombre vistiendo una camiseta camuflada con un rifle de asalto colgando de su hombro. Los sospechosos «amenazaron con colocar una bomba en la zona del centro» de Dallas, dijo el jefe de la Policía de Dallas, David Brown.

La protesta de Dallas era una de las tantas manifestaciones que se celebraba en varias ciudades del país tras la muerte de dos ciudadanos negros a manos de policías en Luisiana y Minnesota esta semana. Concretamente, a la de la ciudad texana acudieron varios centenares de personas y transcurrió con absoluta normalidad. De hecho, los disparos ocurrieron cuando ya había terminado la manifestación.

Algunos testigos dijeron haber escuchado decenas de disparos que sonaban como los de los rifles semi-automáticos. «Los disparos provenían del techo», dijo un manifestante al canal KTVT.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =