En la madrugada de este miércoles 22 de agosto hará dos años que desapareció Diana Quer en el municipio coruñés de A Pobra do Caramiñal. El caso de una joven madrileña desaparecida, que no tardó en captar la atención de los medios y la conciencia pública en el misterio que rodeaba el caso. Un caso que una vez resuelto, ha llevado al padre de la joven a pedir que su legado sirva “al menos a dar un paso adelante para crear una sociedad más justa y segura para nuestros hijos”, en una batalla a favor de la prisión permanente revisable.

“Mi hija Diana dijo no y pagó con su vida la defensa de su integridad como mujer” afirma el padre de la joven de 18 años. “El cuerpo de mi hija se encontró en un pozo, lastrado con ladrillos. Pocos días antes, este mismo individuo había intentado atacar de nuevo a otra joven para meterla en el mismo maletero en el que introdujo a Diana a la fuerza”. Unas circunstancias escalofriantes, que llevan al padre de Diana a recordar casos como el de “La Manada”.

Una crítica dura que recuerda desde la voz de un padre que “algunos de los dirigentes políticos, que piden públicamente 22 años de cárcel para casos de violación como el de La Manada, califican de modo incomprensible de ‘inhumana’ la pena de prisión permanente revisable”.

No es la única voz de la familia que pide cambios en el sistema judicial español. La hermana de Diana, Valeria, ha afirmado en una publicación de Instagram que “has dado una lección a mucha gente y quizá algo va a cambiar gracias a ti”.

Mientras tanto, José Enrique Abuín Gey, más conocido como “El Chicle”, que en su primera declaración ante el juez el pasado mes de mayo reconoció que estranguló a la joven, aunque dijo que lo hizo «involuntariamente», permanece en la cárcel de A Lama a la espera de juicio, para el que todavía no hay fecha. Lo que sí se sabe es que será un jurado popular el encargado de dictaminar la culpabilidad del único detenido por la muerte de la joven. El Chicle se enfrenta a las acusaciones de homicidio o asesinato y contra la libertad sexual.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Difícil no entender a esos padres, pero la justicia no puede quedar en manos de las víctimas o estaríamos en el Lejano Oeste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − cuatro =