¡Maldita zorra! ¿Dónde estás? ¿Acaso crees que puedes escapar de mí? Será mejor que salgas y dejes de esconderte. Vamos… no te va a pasar nada. A papi le gustará verte y pasaremos un buen rato juntos. ¡Me oyes! ¡Puta de los cojones! ¡Sal ahora mismo o te juro que cuando te encuentre te estamparé contra la jodida pared! ¿Sigues escondiéndote? ¡¿Es que acaso te crees que eres la única?! Hay muchas más como tú, nena, muchas más esperándome ahí fuera. Solo tengo que salir y cruzar la calle, no eres más especial que ninguna de esas otras putas.

Vamos, sé buena chica y ven a jugar un rato… no quieres que me enfade, ¿verdad? ¡¿Es que no piensas salir de tu maldito escondite?! ¡Está bien, zorra desagradecida! ¡Tú te lo has buscado!

Vaya… por fin te encuentro… ¿crees que escondiéndote ahí abajo te ibas a escapar? Ven aquí, ven con papá, no tengas miedo… así… ya te tengo… ¡Te cogí, puta desgraciada…!

¿Cómo? ¡¿Cómo te atreves a hacerme esto?! Eres mala, eres una chica mala, una chica muy mala… ¿Por qué no dejas que papá eche un último trago? ¡Vacía! ¡Puta de los cojones! ¡Estás vacía! ¡Tú lo has querido! Buscaré a otra. No eres la única, ya te lo he dicho. Ahí fuera hay muchas, muchas más botellitas llenas deseando caer en las manos de papá…

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =