Ilustración de BEN. Solución en la próxima viñeta.

El dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, sigue apareciendo en la prensa escrita, concede entrevistas en televisión e, incluso, alguna que otra radio le tiene en cuenta. Pero su presencia política cada vez es menor en donde de verdad se cuecen las habas. En los centros de decisión políticos y financieros. Y ¿a la ciudadanía le importa? Parece que no.

La presencia política de Rivera cada vez es menor en los centros de decisión políticos y financieros

Mariano Rajoy ha tenido la deferencia de invitarle a cenar, junto a los equipos negociadores del acuerdo de investidura, el día 9 de enero. El ágape se celebró para tender puentes y poder rebajar, un poco, las tensiones provocadas por los últimos encontronazos entre la formación popular y la naranja. Vamos como cuando alguien invita como desagravio a cenar al cuñado al que prometía haber llevado al fútbol, pero que decidió llevarse al jefe porque le convenía más. Eso mismo ha hecho Rajoy con Rivera. ¡Chaval no te enfades que la próxima vez no pasará!, debió pensar para sus adentros Rajoy.

 

La Gran Coalición manda al limbo a Rivera

Los esfuerzos de la formación naranja para seguir apareciendo en los medios y resultar creíble, en su poder de cambiar las cosas, no han servido de mucho. Aparecen pero es casi como si no existiesen. ¿Puede alguien recordar, al menos, una frase de Rivera y sus acólitos en el último mes fuera de su círculo? Incluso los columnistas más avezados tendrían dificultades.

¿Puede alguien recordar, al menos, una frase de Rivera y sus acólitos en el último mes fuera de su círculo?

El acuerdo PP-PSOE Gestora ha quebrado la función de nexo de unión que podría haber ejercido Rivera. El PSOE sabe que junto al PP salvan los muebles del aparato. Y el PP sabe que sólo con el PSOE puede llegar a acuerdos nacionales. Y ambos partidos van de la mano en las cuestiones esenciales. Porque, aunque Rivera no se haya dado cuenta, conservadores y progresistas se necesitan para sobrevivir. Y quien sobra es Rivera.

Y sobra tanto como para que algunos poderes económicos que les prestaron su apoyo, por si el PP caía, están en retirada. La nueva Operación Roca ha salido mejor. De esto saben mucho Florentino Pérez, pues fue secretario general del Partido Reformista Democrático, y Pedro J. Ramírez, que les apoyó desde su periódico. Casualmente, dos de los grandes valedores actuales de Rivera. El Ibex35 de 1986 apostó fuerte para montar un partido de derechas sin el pelo de la estepa de Fraga, pero fracasaron con Miquel Roca. Pero con la rendición del PSOE, Ciudadanos no es necesario.

BrutalPlanet - 0210 - ¿Dónde está Albert??? (Solución)

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 1 =