El próximo mes de Mayo, la militancia del PSOE decidirá el futuro de su organización eligiendo el nuevo liderazgo que asumirá la dirección de un partido centenario y lo hará en lo que parece será un profundo debate sobre el posicionamiento del socialismo español en lo que será su hoja de ruta. Convergerán así dos modelos diferentes de entender el socialismo, por un lado aquel que entiende la política como herramienta de transformación debe ser útil al pueblo y la ciudadanía aún cuando para ello a veces no se logre el respaldo de las propias bases y por otro lado quienes claman para para liderar todo proyecto de transformación de un país la coherencia debe estar por encima de la estrategia o de la utilidad de la propia política al pueblo. Dos visiones que hoy eclosionan en un profundo debate en donde las ideas y el proyecto deberían de estar por encima de los caudillismos que parece querer liderar en estos momentos a una organización centenaria enfrentada a una profunda crisis. Es aquí, donde el interés general no sólo del PSOE sino del estado deberían ser la brújula de una organización política que quiera ser opción de gobierno, una opción que debería ser liderada por quien desde la solvencia  y la coherencia fuera capaz de construir un nuevo relato para un socialismo huérfano de realidades y lleno de banalidades estereotipadas. 

Un PSOE en donde la contradicción parece ser la permanente seña de identidad de lideres como Pedro Sánchez que aún en posiciones socialliberales mas cercanas a Renzi que Corbyn y con un historial de gestoras e imposiciones de criterios por encima de los intereses de la propia militancia hoy aparecen como nuevos mártires del socialismo militante y de base.

Ciertamente, al PSOE más que mártires resucitados le hace falta ante todo proyectos de futuro, de consenso, de unión y de verdadera conexión con la militancia de base buscando la unión y no el conflicto. Y todo ello, reconociendo el trabajo realizado por Pedro Sánchez cuando llego a la secretaria general del PSOE aupado en las  técnicas orgánicas y estrategias internas que hoy dice denostar.  Y es que, el PSOE debe ir más allá del mantra del -No es No- que compartido por unos y prescindido por otros ha llevado al conflicto permanente a una organización en riesgo de irrelevancia política con lo que ello significa no sólo para el socialismo español sino para la propia España. 

Hoy, el socialismo necesita un liderazgo al que no se le busquen contradicciones con su recorrido histórico en la política, un liderazgo al que no echarle en cara su voto o abstención en el pasado, sus compañías por estrategia orgánica en muñidores de lo orgánico e instauradores de gestoras. Un liderazgo que no planteé construir un modelo programático sobre un PSOE roto y que entienda que el abrazo al PODEMOS nacido de Vistalegre 2 liderado por un Iglesias en estado puro sólo  llevará a desdibujar más al socialismo español que hoy mas que nunca necesita de un proyecto de futuro y no atajos como los propuestos en la hoja de ruta por Sánchez este pasado lunes apelando a una ruptura directa con la reciente historia del PSOE en cuanto a sus posicionamientos políticos se refiere. 

En definitiva, el socialismo español necesita  un nuevo tiempo , un nuevo relato con nuevas personas capaces de crear consensos y unidades con una militancia de base con ganas de construir fraternidad socialista en conexión con una ciudadanía ávida de un PSOE activo regenerado y sobre todo útil, un PSOE sin contradicciones reales o inventadas capaz de sumar a los/as mejores a través de la participación directa y la toma de consideración de la militancia en un tiempo transcendental. Un PSOE en definitiva donde el interés general este por encima del particular y en donde los que no sean capaces de unir entiendan que deben de dar un paso atrás en favor de la unión. Lo contrario el todo o nada, el cara o cruz, el conmigo o contra mí sólo llevará a la irrelevancia y al fracaso del PSOE en el presente que hoy más que nunca lo necesita engrasado y activo para los retos y desafíos que afrontan los más débiles en una sociedad global llena de injusticias.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Para los militantes socialistas ya no caben mas que dos opciones: O apuntarse al grupo asaltador de la sede del partido y baluarte del grupo mafioso del PP (Susana, los barones y los viejos asilados en el Ibex 35), o formar parte de la opción decente y digna que mantiene la palabra dada en campaña electoral a sus votantes y que ha decidido devolver al PSOE a la línea que nunca debió abandonar de igualdad, libertad y solidaridad dirigida por Pedro Sánchez.
    Y lo demás son cuentos chinos.
    ¡¡Patxi, ya sabes, cuanto antes ponte a las ordenes de Pedro y dedícate a remar junto a los demás, para el bien común!!
    ¡¡NO ES NO!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =