“La filosofía debe provocar dolor y sufrimiento para generar cambios sociales”

LA FILOSOFÍA debe provocar dolor, sufrimiento, ansiedad e insomnio. No concibo de otra forma la experiencia filosófica ni la tarea de aquellos llamados a ejercerla. Lejos de una actividad placentera debe llevar la contraria a los culturetas.

El filósofo debe ser, por eso, un provocador y hasta un alborotador, una persona inconformista – pero no sin motivo-. Su trabajo debe ceñirse a la destrucción (deconstrucción) de los horizontes de sentido heredados o vacíos y a la creación de nuevos horizontes. De lo contrario su tarea se convierte en artesanía o artificio y se aleja de su verdadera identidad.

Ya lo dijo Diógenes: “el maestro debe exagerar la nota para que los demás den el tono justo”. Un filósofo que no está en el Ágora – que es el lugar de las provocaciones -, y que solo predica litúrgicamente en la academia, solo puede llamarse prelado de la actividad contemplativa, nada más. Esa es mi sensación, mi decepción, y hasta el fruto de mi melancolía, la generada al no encontrar un filósofo vivo dispuesto a cambiar el mundo, como así ocurrió en la antigüedad grecolatina.

El panorama posmoderno, repetitivo, versionador, plagiador, predispuesto a la actividad hermeneútica antes que a la ontológica me supone una certeza: la de que esta es la era conceptual de la filosofía y que todo gira en torno a los conceptos y su debate, sin consecuencias sociales o esenciales y sin atisbar una aproximación a la pregunta sobre el ser (el sentido de la vida). ¿Y para qué? -Me pregunto-. ¿Llena eso el vacío? Estoy convencido de que una filosofía que no genera cambios y que no invita a girar hacia algún lado (de forma fundamentada, claro) no puede ser filosofía en sentido estricto sino tan solo sedante intelectual.

El dolor es necesario, afirmo, pero no para caer en el error de la tristeza sino para llegar al progreso. Si la supervivencia nace del sobreponerse y luchar ante las carencias, la filosofía -que debe ser el mejor recurso para sobrevivir – debe partir de ese dolor para que las personas evolucionen y aspiren a algún sentido u horizonte. Y si no lo hay sencillamente debe provocarse: deben crearse situaciones donde el dolor aparezca como inflexión en la rutina y donde surja la necesidad de evitarlo tomando nuevas decisiones que conduzcan a la libertad. Eso es todo o al menos eso debería ser todo para un filósofo preocupado por la deriva de mundo donde vive.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPP y PSOE se solidarizan con los más de 5.000 alumnos extremeños afectados por la filtración de la EBAU
Artículo siguienteMuere el piloto de 14 años Andreas Pérez tras un accidente en el circuito de Montmeló
Antonio Guerrero colecciona miradas, entre otras cosas. Prefiere las miradas zurdas antes que las diestras. Nació en Huelva en 1971 y reside en Almería. Estudió relaciones laborales y la licenciatura de Filosofía. Colaboraciones - Filosofía hoy. - Quimera. - Periódico "Diario de Almería" - Revista impresa Clarín. - Revista impresa Calicanto. -Astorga redacción. -Culturamas. - Revista digital La esfera cultural - Revista digital Madrid en Marco. - Revista digital alteridad. - Revista digital Poe+. - Televisiondebaleares.tv - Revista digital Elcoloquiodelosperros.net. - Revista digital Agora. Papeles de arte dramático. - Revista digital Resonancias.org. - Cadena Indal. (Televisión) Publicaciones: "Temperamento".Editorial Apeiron ediciones. 2017 "Literatura zurda". Editorial IEA. 2017 - “La mentira zurda. Cuentos de Joseph Landowski.” (Editorial: instituto de estudios almerienses). 2011. Investigaciones: - Miembro del grupo de investigación, Naturaleza y persona, de la universidad de Navarra. - “Temperamento. Elementos filosóficos en la obra de Mary Shelly”. Proyecto fin de carrera del grado de filosofía. Directora: Amelia Varcárcel. Nota: Sobresaliente. - “Plan de integral seguridad de la central nuclear de Valdecaballeros”. Proyecto final del curso de Director de seguridad. 2012. Apto. Uned- -Iuisi. Antologías: - "La piel del secreto". Circulo rojo. 2012. (El Ejido) - "Bocados Sabrosos". Acen ediciones. 2011. (Castellón) - "Relatos Urbanos". Ecu ediciones. 2011. (Alicante) - “A cuento de Almería”. Lagarto editores 2009. (El Ejido) - “Almería: Autores del crimen.” Circulo Rojo 2009. (El Ejido) - “Déjame salir”. Círculo Rojo. 2009. - “Colección de relatos de Oria”. Diputación de Almería 2008. - “Los chicos feos también quieren bailar”. Lagarto ediciones. 2008. - “Agenda mágica literaria”. Lagarto editores. 2008. - “Cuéntanos tu mensaje”. Diputación de Almería. 2007. Concursos Literarios: - Segundo premio concurso relatos Candil Radio. 2010. Almería. - “Finalista concurso relato de terror editorial Círculo Rojo 2009”. Almería. - “Finalista Concurso relatos Villa de Oria 2009”. Almeria. - “Segundo premio XIV y XV Concurso de relato corto Biblioteca Central de El Ejido. 2007 y 2008”. Almería. - “Tercer premio Concurso de relato corto: Cuéntanos tu mensaje. 2006. Organizador Diputación de Almería.”. - “Primer premio Concurso de relato corto: La Gaceta del Condado. 2005. Huelva”. - “Primer premio Concurso de microrelato. Año 2000. Nacional. Realizarte.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 19 =