La Audiencia Provincial de Madrid ha decidido absolver al doctor Eduardo Vela, de 85 años de edad y único acusado en el primer juicio de bebés robados en España, al haber prescrito todos los delitos que se le imputaban por supuestamente haber participado en el robo de Inés Madrigal en 1969. Así, Vela vuelve a salirse de rositas una vez más.

Vela fue director de la clínica San Ramón en Madrid, que se considera el epicentro del entramado del presunto tráfico de niños. En la vista oral, el acusado negó rotundamente los delitos que se le imputaban y su letrado alegó prescripción.

Posteriormente, en el juicio, fiscalía mantuvo la petición de condena de once años de prisión por detención ilegal, suposición de parto y falsificación de documento oficial. El Ministerio Público destacó en su informe el caso de Inés Madrigal, que denunció su caso en concreto y ha permitido conocer la trama de los niños robados, y afirmaba que se trata de “un caso claro de tráfico de niños” y por tanto merecedor de “reproche penal”.

La fiscalía considera que la prescripción que alega la defensa de Vela no se da, ya que a su juicio la conducta ilícita no habría cesado.

La Audiencia Provincial expuso en una resolución anterior que los delitos de los que se acusa al doctor Vela están vinculados al delito de falsedad, que no prescribe.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 5 =