Una, (ding, dong)

 Que las Mujeres tengamos las mismas oportunidades de desarrollo laboral y personal que los hombres.

Dos, (ding, dong)

Que las Mujeres cobremos igual salario que los hombres cuando desempeñamos igual trabajo.

Tres, (ding, dong)

Que rompamos de una vez el techo de cristal que nos impide alcanzar el poder.

Cuatro, (ding, dong)

Que nos deshagamos del suelo pegajoso que nos impide ascender.

Cinco, (ding, dong)

Que las Mujeres recuperemos las calles. Que podamos caminar y pasear solas sin temor a que un “bestia” nos ataque. Que se acaben los “piropos” sexistas.

Seis, (ding, dong)

Que todas las Mujeres del mundo puedan votar y expresarse libremente. Que se acabe con la mutilación genital femenina. Que la religión no se utilice para mantenernos doblegadas, sometidas.

Siete, (ding, dong)

Que cuando nos “fijemos ” en un hombre no pensemos que es nuestro futuro maltratador.

Ocho, (ding, dong)

Que la corresponsabilidad se convierta en un hecho. Que los hombres asuman sus responsabilidades en el cuidado de hijos, hijas, padres, madres, abuelos y abuelas. Que se hagan cargo de las tareas y mantenimiento de sus hogares.

Nueve, (ding, dong)

Que los Planes Educativos tengan como eje central y prioritario la Igualdad Real y Efectiva entre hombres y Mujeres. Que estos no consistan en simples talleres educativos impartidos por personas bien intencionadas. Que el lenguaje sea inclusivo y se deje de emplear el genérico masculino para todo. Nosotras existimos. Recuperemos nuestra Identidad.

Diez, (ding, dong)

Que la sexualidad femenina se descubra, que se aborde y se hable de ella libremente.

Que la medicina invente métodos menos invasivos de diagnóstico. Que la farmacología estudie nuestra biología y fabrique fármacos que de verdad nos sean efectivos. Que se acabe la prostitución, que los hombres aprendan a mantener relaciones sexuales en igualdad de condiciones.

Once, (ding, dong)

Que la publicidad nos deje de vender que debemos ser bellas, perfectas, mientras limpiamos la casa y cuidamos de nuestros hijos, hijas y maridos. En la imperfección está la Pureza.

Doce, (ding, dong)

Que ni una sola de nosotras muera en 2017 por Violencia Machista.

Os Deseo un ¡Feliz Año 2017 en Violeta!

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + diecisiete =