La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha condenado a 12 años de prisión a un hombre que, de forma reiterada, abusó sexualmente de su suegra, de 83 años de edad, y grabó en vídeo las escenas, que almacenó en su ordenador.

El condenado, que convivía con su suegra y ejercía como su cuidador

El alto tribunal, que confirma una sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia de Alicante con sede en Elche, le impone siete años de prisión por un delito continuado de abuso sexual y cinco años de prisión por un delito de explotación sexual y corrupción. Para ambos delitos la Sala contempla la atenuante de confesión. Además, el condenado indemnizará a la víctima con 20.000 euros, por los daños morales que sufrió.

Los abusos se produjeron en varias ocasiones durante el mes de octubre de 2015 cuando el condenado, que convivía con su suegra y ejercía como su cuidador, realizó tocamientos a la anciana, la agredió sexualmente y lo registró en vídeo.

La esposa del condenado, hija de la anciana, descubrió los videos en un ordenador y acudió a la policía donde hizo entrega del material grabado.

La víctima, de 83 años, padece un deterioro físico y psíquico, “que le hace absolutamente dependiente de terceros para actos básicos de la vida diaria y vulnerable a la acción de terceros, que le impide disponer de iniciativa psicomotora y de suficiente capacidad para la comprensión adecuada de la realidad de su entorno”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFeijóo ya ha comunicado a dirigentes del PP que optará a la presidencia
Artículo siguienteSociedad civil catalana solicita reunión con Ómnium Cultural y ANC para rebajar la tensión en Cataluña
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 3 =