Cuando escribo estas líneas todavía no existe la seguridad de si vamos a tener Gobierno en el mes de agosto. Sin esquivar la ironía, en esta ocasión, sí que es cierto que la gente te para por la calle, te llama, te mensajea… para preguntarte qué va a pasar. Por ello quisiera comenzar diferenciando un primer postulado: no tiene por qué coincidir la opinión de un votante, en mi caso del PSOE, con la de un militante.

Partiendo de la premisa, ya extendida, de que no podemos cargar con la responsabilidad que le corresponde al que vaya a tomar la iniciativa de asumir el protagonismo en el debate de investidura, la actitud tendría que ir encaminada en un triples sentido: considerar la defensa de los intereses de España, valorar lo que mejor le viene al Partido y por último salvaguardar los principios que nos caracterizan, en definitiva, la ideología. Estas tres opciones no son excluyentes.

Por lo tanto, y como bien nos apunta Guillermo Fernández Vara, estamos llenos de matices. Es una época donde no hay sólo blanco y negro. Donde las verdades absolutas admiten interpretaciones. Donde podemos estar confusos, pero no confundidos.

Hace unos días recordaba la reciente Historia del PSOE. A finales del franquismo un grupo de jóvenes del interior, con un discurso mucho más radicalizado que los veteranos dirigentes del exilio, se hacen con el control del Partido. Pero, hete aquí, que cuando se inician los primeros procesos electorales, cuando se adivina que se puede tocar de lleno el Gobierno, tanto de la Nación, como el de Ayuntamientos y Comunidades, se da un golpe de efecto. Se renuncia en 1979 al marxismo, frente a la oposición mayoritaria de las bases ( seguro que motivados por el hiperliderazgo de Felipe González). A continuación, se moderó el discurso, bajo el argumento de sacrificar ideología por prosperidad. Trajo consigo la conquista del voto urbano y de las clases medias junto con unas amplias y largas mayorías absolutas en todos los niveles de la Administración.

Hoy, podríamos encontrarnos en una disyuntiva similar: ¿actuará el PSOE en defensa de la patria?, ¿ se refugiará en su ideología, pase lo que pase? Y digo yo, ¿ es que ambas vías no pueden estar interconectadas?

Difícil decisión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + seis =