El director del máster de Cristina Cifuentes y también director del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, Enrique Álvarez Conde, pagó a su hija con fondos del propio instituto por una supuesta colaboración.

Según la exclusiva La Sexta, dio al menos cinco pagos de casi 9.000 euros a su hija en diez meses con dinero público.

Se produjeron varios pagos, el 11 de enero de 2017, transfirió a su hija 2.125 euros en una cuenta abierta en una oficina de la Universidad Rey Juan Carlos. Tres meses después, el mismo importe. En junio, fueron 425 euros; en menos de un mes después subieron hasta los 2.000 euros.

El último pago, en octubre: 2.125 euros y en total, 8.800 euros abonados en concepto de colaboración con el Instituto de Derecho Público.

Sin embargo, segun el programa Al Rojo Vivo de La Sexta, la hija de Álvarez Conde no es abogada, se dedica a otra especialidad radicalmente distinta a las leyes: ingeniera de materiales y no trabaja en Madrid.

Los 8.800 euros abonados a su hija desde ese instituto por  Álvarez Conde proviene de con subvenciones de organismos públicos, en concreto, los 154.000 euros que recibió de la Comunidad madrileña en 2006. Así consta en su memoria, donde se han encontrado gastos sin justificar.

La mayoría de esas subvenciones han sido opacas y no han dejado rastro, porque entre 2007 y 2013 han desaparecido todas las ayudas públicas de su web. En los años siguientes, las subvenciones sí aparecen de forma nominal, pero sin aclarar la cuantía.

El Instituto de Derecho Público fue creado en 2001 y, depende de la URJC, pero es independiente y cuenta con su propio CIF. Solo tiene justificar sus gastos a posteriori. Ha recibido subvenciones del Ayuntamiento madrileño y hasta del Ministerio del Interior.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. En esta universidad hay, a lo que se ve, mucho caradura, que no hace en favor de la calidad de la misma. Además parece que el propio sistema, no sé si con razón o sin ella(falta de financiación) recurre a retorcidos sistemas “formativos” de postgrado, como los consabidos masters, que se dan de manera irregular. Recuerdan aquel dicho al mal conductor de que le ” habian dado el carnet en una tómbola”, pues algo parecido es esto en algunos casos, en los que se ficha a gente prestigiosa, bajo el señuelo de que sobran plazas para completar el curso, a los que se les regala el consabido master con muy poco esfuerzo educativo.
    Vamos que esto al final es un lío, porque se hace pensar que el master es algo, cuando no es nada. Pero los que lo reciben también saben que no les ha costado gran cosa, pero que es lo que hay. O sea que el sistema también es pelin corrupto. El problema es que las personas a las que les ha costado en esfuerzo conseguir quedan bajo sospecha y por ello perjudicados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =