Ángel del Valle ha presentado su dimisión como presidente de Duro Felguera y será sustituido por el consejero independiente Acacio Rodríguez. Además, habrá también cambios en la Dirección General, que será ocupada por Miguel Ángel García.

Como ya informamos en Diario16, el dimitido presidente había puesto como condición al pool bancario para dejar la presidencia que el desbloqueo de avales le fuera presentado por escrito. Esto no ha ocurrido y, aún así, Del Valle deja el cargo aceptando la palabra de Javier García Carranza Benjumea.

Por otro lado, Del Valle puso una condición innegociable: la no renovación del contrato de Miguel Zorita, algo que era lógico tras las informaciones de Diario16 y el conocimiento por parte de trabajadores y de la sociedad asturiana de la oscura trayectoria empresarial del ejecutivo valenciano impuesto a Duro Felguera para buscar soluciones, algo que no ha ocurrido. Esta condición fue aceptada por el pool, algo que era evidente.

Lo que aún se desconoce es si la no renovación de Zorita traerá aparejado que no cobre el bonus de 400.000 euros que tenía pactado en base a éxito. Sin embargo, la lógica indicaría que con la pérdida de más de 900 millones de euros de cartera causada por la gestión de Zorita ese bonus debería invertirse en otros asuntos, principalmente en la plantilla que es quien ha sufrido en sus carnes los oscuros movimientos del valenciano. Sin embargo, esta decisión le corresponderá al nuevo presidente.

Entendemos que la dimisión de Ángel del Valle es un acto de responsabilidad no sólo hacia la corporación, sino, sobre todo, hacia los trabajadores y la sociedad asturiana. El ya ex presidente de Duro Felguera ha antepuesto los intereses de la plantilla y de la compañía a los suyos propios porque hay que recordar que sigue representando a la mayoría de las acciones. Si hubiera tenido una pretensión egoísta se habría mantenido en el cargo porque le correspondía. Sin embargo, ha decidido dejar a otros que asuman el reto de devolver a la epecista al lugar que le corresponde llevando a cabo un plan de viabilidad que se supone no sufrirá ningún sabotaje por parte de nada ni de nadie y, sobre todo, con la libertad que Del Valle no tuvo con la presencia de un personaje como Zorita. El ya ex presidente de Duro Felguera deja como herencia sus aciertos y sus errores —finalmente siempre queda más de lo primero que de lo segundo— pero, sobre todo, el acto de responsabilidad que permite a los nuevos dirigentes tener un campo de actuación a la hora de buscar soluciones y nuevas oportunidades de negocio que deberá ser aprovechado para lograr un crecimiento que beneficie tanto a los 2.000 trabajadores como al pueblo asturiano y si se logra que esos empleos se mantengan en Asturias será una consecuencia de una decisión valiente y responsable del presidente saliente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. A ver si nos aclaramos, que donde dije digo, ahora digo Diego… menos mal que estáis vosotros, que si no, los trabajadores de duro felguera no nos creeriamos que nuestro amado presidente ha dimitido de una putiiiiiiisiiiiimaaaa vez. Firmado: un trabajador de duro felguera y miembro del pueblo asturiano, de Gijón, vamos, pa que nos entendamos todos, ala, ir a cascarla ahora que no os va a redactar más noticias el xateru. Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − uno =