Son muchas las razones para creer que el técnico del Atlético de Madrid, el argentino Diego Pablo Simeone, continúe al frente del conjunto rojiblanco. Para hacer frente a las especulaciones que le colocaban fuera del club de la ribera del Manzanares la próxima temporada, hay razones por las que seguir pensando que “el Cholo” seguirá siendo durante algún tiempo el entrenador colchonero.

1Comunión con la grada.

El carisma de Simeone no es fruto de la casualidad, ya como jugador su temperamento y su garra en los terrenos de juego le sirvieron para ganarse el cariño de los aficionados colchoneros, sobre todo en unos tiempos convulsos para el club rojiblanco, que alternaba campañas de malos resultados con temporadas peores, incluso coqueteando con el descenso de categoría. Su actitud y fe en la victoria le llevaron a ser uno de los jugadores más queridos por el respetable, y es que resultaba innegable su entrega en cada partido, defendiendo el escudo y los colores como pocos jugadores han logrado hacerlo en el Templo rojiblanco y fuera de él. Esa simbiosis con la grada también se prolongó en su paso de jugador a técnico, después de rodarse como entrenador en Argentina y en Italia, donde cosechó sus primeros éxitos, el club rojiblanco apostó por él en un momento complicado, llegando a finales de año, y con la temporada a medias. Desde entonces, la grada y Simeone fueron de nuevo uno solo, empujando al cuadro Atlético temporada tras temporada hacia la gloria. El argentino consiguió devolver el cariño en forma de títulos y de crecimiento deportivo, lo que le convierte en un ídolo de leyenda rojiblanca.

2Resultados.

Si algo ha conseguido Simeone en estos cinco años es devolver al Atlético al lugar que por historia y por méritos le ha correspondido siempre: disputar los títulos en los que participa. Y no lo ha conseguido con billetes de por medio, precisamente, sino imponiendo una filosofía futbolística que fomenta el trabajo como antesala del éxito, solo a través del esfuerzo diario se llega a la victoria, y partido a partido ha conseguido llevar al Atlético a lo más alto, consiguiendo títulos tan importantes como la Liga 2013-2014, la UEFA Europa League 2012, la Copa del Rey 2013, la Supercopa de Europa 2012 y la Supercopa de España 2014. Además, el Atlético ha jugado dos finales de Champions League, cayendo derrotados ante su eterno enemigo blanco, pero tras cerrar dos magníficas campañas en las que dejó atrás a rivales de máximo nivel internacional, como el Chelsea, el Barcelona en dos ocasiones o en Bayern de Múnich. Y no solo eso, sino que con su filosofía de juego ha conseguido mantener una línea de regularidad con la que crecer cada año y competir de tú a tú con equipos que triplican el presupuesto del club colchonero, reduciendo las distancias cada temporada.

3Reinvención.

La fórmula con la que Diego Pablo Simeone trabaja en el Atlético pasa por crecer cada año un poquito más, de forma que el crecimiento y la competitividad del equipo sea cada vez mejor, lo que le da opción a mantener una línea ascendente que le ha permitido llegar a cotas muy altas, siempre por encima de lo que podía lograr dado el equipo y el presupuesto con el que ha ido contando a lo largo de estas cinco temporadas de rojiblanco. Sin embargo, para llevar a cabo dicha estrategia, ha tenido que sacrificar cada verano a muchos jugadores que se llegaron a consagrar en el Atlético, al menos en muchos de los casos. Jugadores como Arda Turan, Diego Costa, David Villa, Mario Suárez, Radamel Falcao o Joao Miranda, entre muchos otros, abandonaron el equipo cuando eran titulares, y para cada uno de ellos Simeone ha podido contar con un recambio de garantías que, en la mayoría de ocasiones, ha conseguido superar a su predecesor, eso sí, siempre con mucho trabajo y esfuerzo de por medio. Reinventar la plantilla cada temporada obliga a reentrenar a los jugadores para conseguir su más rápida adaptación a lo que se espera de ellos, y no siempre se ha conseguido, pero cada año Simeone ha preparado a un equipo que ha sabido competir al más alto nivel pese al cambio de efectivos.

4Cuerpo técnico.

Si algo está bastante claro, es que a Simeone le gusta rodearse de gente competente y que esté a su altura para dirigir el equipo. Y lo cierto es que en el Atlético de Madrid ha logrado reunir a algunos de los mejores profesionales del mundo del fútbol, lo que hace que el trabajo conjunto dé sus frutos a base de realizar una grandísima labor diaria, y perfectamente coordinada. Contando con Germán “el Mono” Burgos como segundo de a bordo, Óscar “el Profe” Ortega como preparador físico, Pablo Vercellone como entrenador de porteros y Juan Vizcaíno como tercer entrenador, Simeone ha conjuntado un ‘Dream Team’ colchonero que hasta el momento ha sabido preparar a la plantilla para competir cada temporada junto a los mejores equipos. Las renovaciones de éstos, además, concuerdan con el contrato de Simeone, es decir, que seguirán juntos al menos hasta junio de 2020. Eso significa que el trabajo que se realiza tiene resultados a corto, medio y largo plazo, y que el proyecto que llevan a cabo en el Atlético tiene como objetivo llegar a esa temporada habiendo consolidado al club entre los más importantes a nivel mundial, algo que hasta el momento han conseguido casi totalmente.

5Presupuesto.

El proyecto rojiblanco ha ido creciendo cada temporada que Simeone ha estado en el banquillo. Fruto de ello, el equipo ha obtenido éxitos deportivos tan relevantes que el resultado de los mismos ha desembocado en un crecimiento económico e institucional, eliminando la deuda que el club tenía pendiente con Hacienda y saneando las cuentas para que a partir de la temporada que viene ya solo se cuenten los beneficios que produzcan. Además, el Atlético firmó un nuevo contrato multimillonario con la firma deportiva Nike, hasta que se cumplan 25 años juntos, un nuevo contrato televisivo que le asegura unos ingresos de 100M€ anuales, el patrocinio de la firma israelí Plus500 una vez expirada la de Azerbaijan, y por supuesto, las distintas ampliaciones de capital que el inversor chino Wang Jianlin ha protagonizado. Si a todo eso se le suman los beneficios netos que producen los títulos obtenidos, además del camino recorrido en las distintas competiciones europeas, y la venta de derechos de jugadores, hacen que el Atlético sea a día de hoy uno de los 10 equipos más fuertes a nivel económico del mundo. Y no solo termina ahí la cosa, ya que de materializarse el cambio de estadio, el Atlético percibiría más ingresos de sus aficionados y de patrocinadores, asegurando un nuevo impulso a la entidad rojiblanca.

6Estilo de juego.

Puede que el de Simeone no sea el estilo de juego más bonito o lucido, pero sí puede presumir de ser uno de los más inteligentes. Con jugadores un escalón por debajo de los que disponen los clubes más grandes del panorama mundial, Simeone ha sabido sacar lo mejor de cada uno de ellos para que el Atlético pueda competir de tú a tú prácticamente con cualquiera. La falta de talento o de calidad se suple con sacrificio y entrega en el terreno de juego, tal y como comentaba el primer día que llegó al conjunto de la ribera del Manzanares, “con el esfuerzo no se negocia”. Y así ha sido hasta el momento. “El Cholo” ha sabido inculcar a sus jugadores la idea del esfuerzo, del trabajo diario, de la lucha, de no darse nunca por perdidos, y eso se ha traducido en un equipo que maximiza sus virtudes y que sabe minimizar sus defectos. En base a ello, el técnico argentino ha construido un equipo de guerreros que dan prolongación y sentido a sus enseñanzas sobre el césped, y gracias a ello el Atlético ha logrado tener una seña de identidad futbolística como la que históricamente tuvo tiempos atrás, es decir, manteniendo una grandísima defensa, trabajando la presión con intensidad y superando a los rivales gracias a contragolpes vertiginosos.

7Amor a los colores.

Si algo distingue a Simeone como entrenador del Atlético, es el hecho de que también es seguidor del Atlético. Enamorado del Atleti, “el Cholo” ha sabido transmitir la herencia de sus predecesores, sabiendo en todo momento lo que un seguidor colchonero le pide a sus jugadores. Más allá de jugar, sentir la camiseta y sudarla hasta el final es ley con el argentino en el banquillo, lo que hace que los aficionados se sientan identificados con su idea futbolística. Nadie duda de que Simeone es parte de este Sentimiento Atlético, y que actúa para prolongarlo según los valores y principios en los que se basa ser del club colchonero. Además, Simeone ha sabido recoger la filosofía del Atlético ya desde que fuera jugador, y plasmarla en el terreno de juego ya como entrenador. En el Atlético nadie debe quedar fuera de dicha forma de entender el fútbol, los colores y el escudo rojiblancos, y de eso ya se cuida mucho el técnico argentino, si alguno no cumple con estos requisitos, lo normal es que termine saliendo del equipo en alguna de las aperturas de mercado.

8No se casa con nadie.

La competitividad dentro del vestuario es una de las claves para que el equipo rinda en todas los torneos en los que participa, pero es no es óbice para que haya algunos jugadores que cuenten con el beneplácito gratuito del entrenador argentino, todo lo contrario. Se han dado casos de jugadores de gran talento que no han encontrado su sitio en este Atlético porque no reunían las condiciones que otros compañeros, a base de duro trabajo y sacrificio, sí ponían al servicio del equipo. Y es que Simeone en esto no se casa con nadie, quiere a todos los futbolistas bajo sus órdenes comprometidos con la idea futbolística que tiene en la cabeza, e igual de comprometidos con la entidad para la que juegan. No puede ser de otra manera si se quiere jugar con el argentino en el banquillo, primero trabajo y después el juego, y si el de al lado se lo curra más que tú, habrás perdido el sitio en el equipo. De todas formas, Simeone no está reñido con las oportunidades que da a sus jugadores, siempre cuida todos los detalles para tener, desde el primero al último, una máxima convicción en la victoria y en los valores del equipo.

9Paciencia.

Simeone no es de los entrenadores que se caractericen por tener un once inicial y quemarlo a conciencia todas las temporadas, sino que mima y cuida a todos sus jugadores el tiempo que sea necesario, dando las oportunidades pertinentes, e incluso dando un margen de tiempo para que los recién llegados vayan adaptándose a su nuevo entorno. Hay casos como el de Jackson Martínez o Luciano Vietto este año que han llamado la atención por esa misma razón, Simeone guardó mucha paciencia con ambos, aunque en el caso del colombiano debido a su alto coste y a su inadaptación terminó saliendo del equipo a mitad de temporada. En el caso del delantero argentino, Simeone le dio innumerables oportunidades, aunque éste terminó por no aprovecharlas, por lo que a final de temporada apenas entró en juego en favor de un Fernando Torres reinventado a sí mismo. Un equipo no lo hacen los nombres, y los jugadores son personas, hay que tener paciencia con ellos y darles tiempo para que lleguen a su punto óptimo de forma, con “el Cholo” esto es una realidad, aunque no todos la aprovechan, claro.

10Futuro.

El técnico argentino no solo está pendiente de la evolución de su equipo, sino que también gusta de contar con los jugadores de la Academia rojiblanca, aparte de dar experiencia en forma de cesiones a los distintos futbolistas que la entidad de la ribera del Manzanares, siempre en equipos cuya exigencia esté en consonancia a sus jugadores. Y los resultados no podrían ser mejores, canteranos como Koke Resurrección, Saúl Ñíguez, Óliver Torres, Javier Manquillo, Borja Bastón, el capitán Gabi Fernández o incluso el delantero Fernando Torres son el mejor ejemplo de un trabajo de cantera bien hecho y bajo las directrices de un primer equipo. Y no solo eso, sino que Simeone es un asiduo en los entrenamientos y partidos de los equipos masculinos e incluso femeninos del Atlético de Madrid, trabajando constantemente en la formación de los nuevos futbolistas, que tendrán que nutrir al primer equipo en cada temporada. Con Simeone, el futuro está asegurado gracias a un trabajo constante y que tiene la meta a medio y largo plazo, buscar soluciones inmediatas no es su estilo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 14 =