Termina el año y la Constitución nos sorprende, una vez más, con el puente. Además llega el frío, lo que supone un recogimiento al calor de una lumbre, o una estufa, menos romántico pero más actual. Es invierno, hace frío y disponemos de unos días libres, ergo es el mejor momento del final del año para sumergirnos en la lectura de un buen libro. Y si aprovecha el tiempo seguramente podrá leer más de uno, incluso dos o tres. Aquí le dejo algunas recomendaciones, que estoy seguro le proveerán de buenos ratos de lectura.

Tantos lobos, de Lorenzo Silva. Regresan, de la mano de Ediciones Destino, nuestros guardias civiles predilectos: Bevilacqua y Chamorro, con cuatro nuevos casos que nos sumergen en realidades y peligros que acechan sobre niñas y adolescentes.

Taxi, de Carlos Zanón. Ediciones Salamandra publica una novela que habla de personas, de situaciones, de calles, de la ciudad, de viviendas, de sentimientos, de sensaciones, del amor y de la muerte y, sobre todo, de la soledad.

Por encima de la lluvia, de Víctor del Árbol. El Premio Nadal nos sorprende de nuevo con una novela que ahonda en la condición humana a través de unas personas comunes. Del Árbol fue condecorado en 2017 como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras francesas.

El secreto está en Sasha, de Rafa Melero. Editorial Alrevés nos trae el regreso del sargento de los Mossos d’Esquadra, Xavi Masip. Una chica encontrada muerta en un bosque de Girona con una extraña señal marcada en su cuerpo, pero no se trata de un crimen aislado…

Konets, de César Pérez Gellida. Konets, que significa «fin» en ruso, es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales. Editorial SUMA nos vuelve a traer el universo Gellida.

Pisa mi corazón, de Elisa Beni. Thriller que escarba en las pasiones ocultas de los estratos más altos de la sociedad. Hombres poderosos, por encima del bien y del mal, acostumbrados a manipular, a conspirar, a imponer su voluntad a todo el que le rodea sin importar nada ni nadie. Una novela descarnadamente actual.

Sin piedad, de Bernardo Carrión. Thriller político y social donde desfilan variados y memorables personajes que se verán involucrados en las actividades de un grupo liderado por el conocido como “el ermitaño” que opera desde el portal «sinpiedad.org», para ofrecer a los ciudadanos una venganza contra imputados en casos de corrupción.

La flor del magnolio, de Felipe Serrano. Es el año 1989 cuando el inspector de policía, Santos Senabre, escucha en la radio que durante las obras de rehabilitación de un edificio, destinado a convertirse en sede bancaria, los obreros encuentran unos restos mortales.

La mirada de los peces, de Sergio del Molino. Asistimos al homenaje a una adolescencia cargada de rabia, ruido y violencia en el barrio pobre del que el autor siempre planeó fugarse. Una memoria y una fascinante lectura, en definitiva, de toda una generación.

Los Austrias. El tiempo en sus manos, de José Luis Corral. El historiador nos introduce en los años posteriores a la coronación de Carlos I como emperador, que se ha convertido en el monarca más poderoso del mundo, dueño de media Europa y de las Indias, se verá obligado a afrontar los problemas de unidad del imperio cristiano frente a la ofensiva turca.

Y estas son mis recomendaciones para estos días y para despedir el año con buen sabor de boca literario. Corrupción, soledad, historia, guardia civil, muerte, sentimientos, amor y nostalgia. En definitiva, las novelas más actuales del momento. Feliz lectura.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLlanera decide hoy la presencia en campaña de los independentistas encarcelados
Artículo siguienteVIII Congreso Partido Humanista

Escritor conocido por sus novelas de género policíaco. Ha impartido clases en la Escuela Canaria de Creación Literaria, es colaborador del Diario del AltoAragón y del El Periódico de Aragón. Ha sido el organizador de las diferentes ediciones del Concurso literario policía y cultura (España) y colabora en la organización del Festival Aragón Negro en las actividades convocadas en la ciudad de Huesca. Desde el año 2012 es considerado el creador del término Generación Kindle, nomenclatura utilizada para referirse a una serie de escritores surgidos de la edición digital. En el mes de enero del año 2013 fue uno de los seis finalistas preseleccionados para optar al Premio Nadal en su 69º Edición con la novela La noche de los peones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =