23F

Se cumplen 37 años del fallido intento  de golpe de Estado perpetrado el 23 de febrero de 1981 por mandos militares en España. La intentona estuvo comandada por el Coronel Tejero, quien a las seis en punto de la tarde entró en el Congreso de los Diputados, mientras se estaba votando la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno.

Diario 16 sacó de madrugada una edición especial que titulaba: “Fracasa el golpe de Estado” y en portada publicaba el editorial que toda la prensa española había consensuado, y que titulaba “En defensa de la Constitución”.

Antonio Tejero, dentro del hemiciclo, y  junto con otros guardias civiles, gritó“¡Quieto todo el mundo!”. Adolfo Suárez, primer presidente de Gobierno tras la dictadura, permaneció en su escaño haciendo caso omiso a las órdenes de “tirarse al suelo”, al igual que Santiago Carrillo.

Manuel Gutiérrez Mellado, que en aquel momento era el vicepresidente del Gobierno, se levantó de su escaño para ordenar a Tejero que le entregase su arma, momento en el que se produjo un forcejeo y finalmente unos disparos.

Un año después, Diario 16 sacaba en exclusiva el testimonio excepcional de un policía militar que participó en el golpe del 23-F.

«ASÍ ASALTAMOS EL PARLAMENTO», titulaba el diario. Y relataba que: “ a la 1,30 de la madrugada, cuando Tejero comienza a perder las esperanzas en que llegara su anunciada «autoridad militar, por supuesto», recibe un refuerzo inesperado: una columna de la Policía Militar de la Brunete que, a las órdenes del comandante Pardo Zancada y el capitán Álvarez-Arenas, entra en el Congreso y se suma a los golpistas.”

También relataba que “Uno de los soldados que formaban parte de aquella columna  narra con todo detalle la operación. Bajo el supuesto nombre de Miguel García revela una nueva e insólita dimensión del 23-F.”

El policía militar confesó a Diario 16 en 1982: «Cuando te amenazan con pegarte un tiro en la nuca si das un paso atrás, no piensas en las Reales Ordenanzas Militares».

Miguel García, uno de los miembros de la compañía de la Policía Militar que, al mando oficial del comandante Pardo Zancada, se unió a los golpistas en la noche del 23 de febrero…” continuaba la crónica con un apasionado relato de los hechos que sucedieron un año antes.

El exteniente coronel Antonio Tejero, en la actualidad un jubilado, vive entre Madrid y Torre del Mar, en Málaga,  se le retiraron todas las condecoraciones y no tiene derecho al uso del uniforme militar.

Tejero se aficionó a la pintura y entre los círculos de la extrema derecha se llegan a pagar más de 2.000 euros por sus obras.

En Tuiter,  diversos políticos han comparado aquel fatídico día, donde la débil democracia estuvo en peligro, con los hechos de los últimos días. Prisión para un rapero, secuestro de un libro y autocensura en Arco, la feria más importante de arte contemporáneo de Europa.

Pablo Iglesias secretario general de Podemos: “Monedero destila irreverencia en su narración del 23F. En los tiempos que corren es posible que acabe en la Audiencia Nacional.”

Mireia Boya, ex diputada de la CUP: “Se sienten, coño. I nosaltres sempre. Dempeus 23F”.

Javier Arenas: “Hoy se cumplen 37 años del golpe de estado del #23F. Los españoles liderados por el Rey defendimos la democracia y nuestra Constitución. Aprendimos que unidos nadie nos quita la libertad”.

El Senado ha querido conmemorar este aniversario con este mensaje en las redes sociales, con una foto del Diario de Sesiones: “23F  El pleno del @Senadoesp quedó constituido en sesión permanente durante el golpe de Estado como recoge este Diario de Sesiones”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − seis =