Redacción Diario16 Madrid

Aunque todos los colaboradores y miembros del Consejo Editor recibimos por correo electrónico, WhatsApp o de viva voz, las felicitaciones de los lectores por la buena, me atrevo a decir: excelente, marcha del periódico en esta, su nueva y segunda etapa, quien más mensajes recibe, como es natural, es Manuel Domínguez Moreno, el presidente de Diario16, quien con frecuencia tiene la amabilidad de compartirlos con el resto del equipo. El tono y la amabilidad de los mensajes evidencian la importancia y el peso de nuestra cabecera en el plano social, cultural y, por supuesto y en primer lugar: el político.

Ni debo ni quiero reproducir aquí ninguno de esos mensajes, pero sí deseo subrayar y señalar la categoría y el peso de muchos de sus remitentes. Y todos los mensajes tienen algo en común: la brevedad, incluso más breves que este escueto artículo, y la admiración y el respeto que se ha granjeado entre sus lectores la labor que hace Manolo y todo su equipo: una plantilla ajustada a las necesidades actuales de nuestro medio y con una devoción incuestionable.

Admiración y respeto, eso es lo que se ha ganado Diario16 en su nueva andadura ante todos los lectores. Y es especialmente hermoso que incluso los políticos que están en boca de todos, ocupen o no cargos de importancia, reconozcan y muestren claramente esa admiración y respeto.

Desde aquí me sumo a las felicitaciones y afectos enviados por nuestros lectores, los más humildes y los de gran poderío, y a todos agradezco largamente sus palabras, pues aunque el capitán es el gran merecedor de los reconocimientos no deja de ser un orgullo formar parte, aunque sea la parte más humilde, de su equipo. Gracias lector de Diario16, gracias compañeros de Diario16, gracias Manuel Domínguez Moreno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Gracias a vosotros. No muchos periodistas pueden ir con la cabeza alta en este país, la mayoría no están al servicio de la verdad, de la justicia y de poder dar un futuro digno y prospero a este país. La mayoría han vendido principios y profesión por su plato de lentejas para hoy, un plato de lentejas para los redactores y un plato de langosta para los directores invitados a Bilderberg, pero al final mercancia por principios, ética y moral. Gracias por ser lo que sois Diario16.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos − 1 =