Lo que más ha marcado la actuación profesional de Manuel Marchena como Presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo ha sido concretamente su inexperiencia en la carrera judicial. No tuvo en cuenta que si bien los fiscales no pueden ser recusados si concurre en ellos causa de abstención, los Magistrados sí que pueden serlo.

Y ha sido esta falta de previsión acerca de la posibilidad de su propia recusación lo que le ha llevado a descuidar en las Normas de Reparto la composición de las Salas para las distintas materias, cometiendo la ligereza de incluirse como Presidente en todas ellas.

Y si eres el Presidente de la Sala de los Recursos de Casación, de la Sala de los Recursos de Revisión, y de la Sala de las causas especiales para aforados, las posibilidades de que te toque todas esas papeletas son del 100%, con lo que la nulidad de pleno Derecho está servida.

Además, como presidente la Sala de las causas especiales para aforados del Tribunal Supremo la posición jurídica de Manuel Marchena quedaría seriamente comprometida en el ‘caso Máster’ de Pablo Casado por su evidente interés en que no prospere la tesis de la jueza instructora de las diligencias penales.

Si el presidente de la Sala de las causas especiales para aforados del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, no se abstiene en el ‘caso Máster’ de Pablo Casado su decisión va a estar muy condicionada entonces con la suerte que también vaya a correr el ‘asunto’ del nombramiento supuestamente ilegal de su hija como funcionaria en prácticas para su posterior acceso a la carrera fiscal.

Carmen Rodríguez-Medel, la jueza que investiga el caso Máster, ha pedido al Tribunal Supremo que impute a Pablo Casado por cohecho impropio y prevaricación, elevando una exposición razonada en la que reúne los indicios contra el presidente del PP, al que en definitiva considera como el beneficiario de un regalo exclusivamente por su consideración política.

Las similitudes con el ‘asunto’ del nombramiento supuestamente ilegal de la hija de Manuel Marchena como funcionaria en prácticas para su posterior acceso a la carrera fiscal son evidentes.

La Comisión de Selección, un órgano tripartito que conforman máximos representantes del CGPJ, la Fiscalía General del Estado y el Ministerio de Justicia, que son los que organizan las oposiciones a jueces y fiscales – y de la que también forma parte la mujer del Juez Llarena, Gema Espinosa Conde – este mes de julio pasado tomó la polémica decisión de crear una plaza de fiscales sin tener competencia para ello y con la finalidad exclusiva de favorecer a la hija del presidente de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, Sofía Marchena, que perdió la oportunidad de acceder a la carrera judicial con su promoción al encontrarse enferma.

El problema no es solo que exista una laguna en la ley como se justifica desde la Comisión de Selección, sino que además de no existir ningún apoyo legal para crear una plaza más de las previstas en la convocatoria de oposiciones para la carrera fiscal, dicha práctica está prohibida por las normas de la convocatoria y contraviene lo que dispone el artículo 301 de la LOPJ, que obliga a la Comisión de Selección a distribuir a los candidatos aprobados de acuerdo con las plazas convocadas para una y otra carrera, sin que esté autorizada a redistribuir entre las dos carreras las plazas previamente asignadas.

El ‘asunto’ del nombramiento supuestamente ilegal de su hija como funcionaria en prácticas para su posterior acceso a la carrera fiscal colocaría a Manuel Marchena en una posición jurídica muy comprometida ya que podría verse imputado directamente por un supuesto delito de tráfico de influencias y cohecho al verse favorecido, a través de su hija, por las consecuencias de otros supuestos delitos de nombramiento ilegal de funcionario público y prevaricación administrativa en los que se vería implicada también Gema Espinosa Conde, la mujer del Juez Llarena.

Por esa razón, si Manuel Marchena no se abstiene como presidente de la Sala de las causas especiales para aforados del Tribunal Supremo, Diario 16 ya adelanta en primicia a sus lectores cual va a ser la decisión del Tribunal Supremo en el ‘caso Máster’ de Pablo Casado, que no será otra que la inadmisión a trámite de las diligencias penales en el Alto Tribunal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Debemos deducir que una serie de irregularidades en el entorno del Tribunal Supremo producirán la carambola de favorecer a Pablo Casado, excepto que otra instancia, que no me imagino cual pueda ser, determine que hay que desmontar toda la estructura judicial en este país, con alguna especie de inhabilitación masiva por algún criterio objetivo, pero que nos permita librarnos de tanto delincuente.

  2. Marchena es un comisario judicial del PP en la sala penal del Supremo. Acordaos que le sorprendieron comiendo con Acebes cuando este iba a ser llamado ante la audiencia Nacional. Dicen que es el jefe de filas judiciales del PP y que manda más que Lesmes.
    Es obvio que su voluntad es salvar a Casado no valorar asepticamente su responsabilidad legal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + 9 =