Hoy se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Donante de Sangre, con el objetivo de agradecer a todos los donantes ese gesto desinteresado que salva millones de vidas cada año. Con esta visibilidad se pretende también concienciar a la sociedad de la importancia de donar sangre con regularidad para tener recursos suficientes para emergencias y pacientes con enfermedades potencialmente letales.

En el mundo tan solo hay 62 países donde el suministro nacional de sangre procede de donaciones voluntarias no remuneradas, mientras que en 40 países todavía dependen de donaciones de familiares o donantes remunerados. Actualmente se recogen 108 millones de unidades de sangre, más de la mitad de ellas en los países de altos ingresos, donde vive el 18% de la población mundial.

Donar sangre no conlleva ningún riesgo. La asepsia durante el proceso de la donación es imprescindible; tanto la aguja como la bolsa de sangre vienen en envases estériles y nunca se volverá a reutilizar.

Después de donar, es aconsejable esperar dos horas antes de fumar o beber alcohol para evitar posibles mareos.

Donar sangre no adelgaza ni engorda. Nuestro cuerpo repone el volumen del líquido extraído en unas 36 horas.

Según explica Cruz Roja Española, los grupos sanguíneos más comunes en la población española son el A positivo y el O positivo, con un 36% de la población cada uno. Sin embargo, el grupo universal es el 0 negativo, que lo compone entre el 5 y el 7% de la población. Su polivalencia le hace ser útil para todos los grupos sanguíneos en una situación de urgencia.

Estos son los principales requisitos para convertirse en donante de sangre:

– Tener más de 18 años y menos de 65. Algunos países aceptan donaciones desde los 16 años hasta más allá de los 65. En España, si se tienen 65 años y se es donante con regularidad, se puede donar hasta los 70 siempre que haya un informe médico positivo.

– Pasar un pequeño reconocimiento médico; incluye la toma de tensión arterial, nivel de hemoglobina y varias preguntas de salud.

– No padecer ni haber padecido enfermedades transmisibles por vía sanguínea.

– Pesar más de 50 kilogramos. Las bolsas de sangre están diseñadas para extraer 450cc, una cantidad excesiva para personas con un peso inferior.

– No haber donado en las últimas 8 semanas. Se puede donar sangre con un intervalo mínimo de dos meses. Los hombres pueden donar hasta cuatro veces en un año y las mujeres tres. Esta medida contempla la pérdida natural de la menstruación en la mujer.

– No estar en ayunas. Sí que es recomendable evitar comidas grasas o copiosas antes de donar, pues puede llevar a aumentar los lípidos en la sangre y tener que desechar la donación.

– Llevar consigo el DNI o pasaporte.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 4 =