Foto: Agustín Millán.

El lunes 23 de abril, como cada año, se celebra el Día del Libro. Una conmemoración que se festeja en todo el mundo con la intención de fomentar la lectura y proteger los derechos de autor.

Desde 2001, se elige una ciudad como Capital Mundial del Libro; este año es Atenas la designada convirtiéndose así en la 18ª ciudad que acoge este importante evento para el libro desde la primera capital mundial de la iniciativa que fue Madrid en el año 2001.

La designación de Atenas como Capital Mundial del Libro para el año 2018 se hizo pública por la UNESCO en septiembre de 2016, la capital helena se ha ganado este prestigioso título gracias a la originalidad de la propuesta presentada por el Ayuntamiento de Atenas que consiste en un proyecto colectivo con el centro de atención puesto en el libro, la narrativa, la cultura, los niños y la sociedad civil. El próximo año la capital para esta celebración será Sharjah (Emiratos Árabes).

Aunque si bien es cierto que como evento internacional, el Día del Libro es relativamente reciente ya que data de 1995, fecha en la que la UNESCO aprobó la celebración del Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor, en España, la tradición viene de muy atrás.

Alfonso XIII firmó un Real Decreto el 6 de febrero de 1926 por el que se creaba la Fiesta del Libro Español” y la fecha entonces elegida fue la del 7 de octubre, – por aquellos años pensaban que ese era el día del nacimiento de Cervantes- , pero siete años después, en 1930, se modifica para trasladarla al día del fallecimiento del escritor, el 23 de abril.

La iniciativa para marcar un día en el calendario para la festividad surgió del escritor y editor valenciano, Vicent Clavel Andrés.

En Barcelona desde el S.XV ya existía la costumbre de regalar una rosa a la mujer por el día de Sant Jordi, patrón de Cataluña, y es a raíz de la iniciativa de Vicent Clavel cuando se comienza a obsequiar con libros a los seres queridos.

La fiesta y obsequio de ejemplares fue una idea pronto seguida en toda España, con especial incidencia en las ciudades donde contaban con universidad, y aunque a lo largo de la historia ha tenido más o menos éxito, desde la declaración de la UNESCO en 1995 se puede decir que es una festividad instaurada en todo el mundo.

Aunque, como hemos dicho, en España la fecha elegida atiende al fallecimiento de Cervantes, fue también un 23 de abril cuando fallecieron, entre otros, Shakespeare, Garcilaso de la Vega, William Wordsworth y, coincide con el día del nacimiento de otros ilustres escritores como Manuel Mejía Vallejo, Maurice Druon o Halldór Laxness y de ahí que la UNESCO señalara este día para la celebración.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 6 =