Empiezo sinceramente a cansarme de tener que recurrir una y otra vez, si bien nunca de manera repetitiva, a cualquiera de las diversas expresiones de las que semana tras semana nos hemos valido para, de una u otra manera decir no ya que vivimos tiempos convulsos, para más bien acabar aceptando qué, en el caso concreto de éste nuestro país, estamos directamente hechos unos zorros.

No se trata de incidir, de manera para nada premonitoria, y por supuesto nunca repetitiva, en la mínima acepción que faculte a aquéllos que de manera habitual nos critican, acusándonos por enésima vez de apocalípticos, (es curioso, que a un ateo le arrojen nada menos que con el último de los libros que conforman La Biblia), para llegar finalmente al que desde el primer momento era su objetivo, a priori no otro que el de matar al mensajero.

Pero matar al mensajero se ha convertido, hoy por hoy, en algo cutre, cuando poco o nada elaborado. Constituye además, generalmente, un acto consecuente, cuando menos del que se deriva de haber leído el mensaje que aquél portaba, aunque semejante acción por otro lado sólo haya venido promovida en la escueta necesidad de justificar ante sí mismo, si no ante los demás, el patetismo que la propia acción merecía.

Siguiendo un término que en las últimas jornadas vengo escuchando con la contumacia propia que presentas los argumentos que requieren de la permanente repetición para mostrarse como más ciertos…se trataría de un comportamiento…abyecto. Y lo que es peor, de un comportamiento a todas luces carente de la menor originalidad, no propenso por ello de hacer merecedor a su promotor del título de genial.

Por ello, en un giro del destino, o lo que es mejor, en una pirueta facultada en exclusiva para virtuosos paralelos a PAGANINI y su violín Ghudheriod; los ahora maestros de la construcción facultativa, una vez asumida su incapacidad para construir nada que les aleje de su miseria, han de dedicarse de manera imperiosa a la destrucción.

Se enfrentan entonces, ebrios de la felicidad que proporciona al mentecato la consecución de un objetivo, a la labor si cabe más ardua: ¿Cómo elegir el objeto que ha de ser destruido? Ha de ser éste algo conocido, imprescindible para su identificación; queda con ello descartado el honor, o cualquiera de sus versiones. Podemos entonces probar en su defecto con algo qua haya sido experimentado, queda igualmente descartado el respeto, la cortesía, o el afecto; las causas son por otro lado evidentes.

Y es entonces cuando, inmerso en su gran tragedia conceptual, que el cretino, el mediocre, el tácito, comprende definitivamente la paradoja de que incluso destruir resulta complicado para quien nunca estuvo dotado, para ninguna función compleja que fuera más allá de la de sumar dos inspiraciones consecutivas de aire encaminadas a lograr la nada prometedora acción de llenar sus propios pulmones (si el Cuerpo Humano no dispusiera del Sistema Simpático para llevar a cabo estas funciones, muchos se moría, seguro.)

Pero no se mueren. Y henchidos de la satisfacción que es exclusiva del mediocre, a saber la que procede de saber que siempre hay alguien más miserable que ellos mismos; se lanzan en una loca carrera encaminada como digo a satisfacer la única demanda que son capaces de equilibrar, la que procede de la obtención de satisfacción a partir de la destrucción de lo que les es ajeno.

Vivimos tiempos convulsos, eso no constituye en sí mismo ya ni tan siquiera una observación valiosa. Sin embargo, decir que una parte de esta convulsión procede de dejar que los ya descritos alcancen cuotas que no les son propias, y no reduzco tan sólo al terreno del mero poder; es, en sí mismo, un ejercicio tan próximo al cinismo como el que puede compararse al de aquéllos hipócritas que ahora mismo están poniendo el grito en el cielo contra estas palabras las cuales, una vez más, no hacen sino verbalizar lo que muchos piensan.

Pero se trata no sólo de destruir, sino más bien de construir. En este caso construir pasa por la elaboración de conceptos o teorías capaces de soportar por sí misma, en cualquiera de sus acepciones, los pilares fundamentales de la conceptualización humana, proceda esta de la aseveración moral, empírica o de filogénesis histórica.

Estamos pues, defiendo de manera concisa la Ideología.

Constituye la ideología el terreno abonado por antonomasia para la construcción de estructuras mentales complejas. El pensamiento piensa ideas. Por ello, la ideología constituye en sí mismo, a la par, el último recurso, si no abiertamente el último refugio, al que puede tender El Hombre en sí mismo cuando corre abierto peligro lo que constituye su más certera posesión, a saber su capacidad para discernir lo que está bien de lo que está mal, necesitando para semejante juicio tan sólo de sus propias convicciones.

Es por ello que estamos en un terreno demasiado complejo, demasiado elaborado para aquéllos que gozan del adocenamiento, de lo impío de la ignorancia. Constituye otrosí terreno vedado para los que gustan del servicio fácil, procedente cuando menos de la acción nunca precedida de alguna clase de estructura mental previa, haciendo con ello de la improvisación, su única justificación documental.

Es entonces, llegados a este punto, cuando podemos concluir que es la ideología uno de los mejores filtros morales de los que dispone la sociedad para librarse de esa marabunta endógena que desgraciadamente comparte nuestro espacio y nuestro tiempo.

Y es entonces, como tal, que hemos de protegerla. Tan sólo mediante su puesta en práctica coordinada, que conseguiremos con el desempeño de la acción mental que le es propia; que lograremos diseñar el filtro tupido que nos mantenga al margen de las nuevas realidades que pretenden apropiarse de todo, abocándonos hacia el pensamiento único, el que por otro lado más cómodos les hace sentirse.

La cuestión es entonces clara, y queda planteada en términos de supervivencia. No se trata ya de que estemos obligados a defender activamente la existencia de las distintas ideologías. Se trata incluso de entender que el una de las mayores garantías de las que se puede servir la Libertad para perseverar en su loable objetivo de sobrevivir, pasa inexorablemente por el mantenimiento y permanencia lícita de las ideologías.

Constituye la ideología la última vestimenta de la que muchas veces dispone el Ser Humano en su acepción más profunda. Se trata en la mayoría de ocasiones, de la disposición más íntima en tanto elaborada, que posee la persona.

Íntima y elaborada, a la sazón dos términos cuya complejidad lleva aparejada la disposición de poder hacer frente a las disposiciones más complejas que en el campo que nos atañe podamos llegar a intuir.

Íntima y elaborada constituyen así mismo, caracteres imprescindibles de otra acepción, con la que muchas veces ha intentado ser confundida la propia ideología, a saber, con el término creencia, más propio, qué duda cabe, de otros escenarios.

Por todo ello, la próxima vez que alguien diga cerca de vosotros que es imprescindible librar al mundo de las ideologías, pensad igual de contundentemente en los hechos, y sin duda en las consecuencias que ello traería aparejado. Sin duda, la pérdida de una de las mayores facultades del hombre, a saber, la de conceptualizar muchos de los motivos de su propia conducta propia, la de ser humano.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa guerra de Ucrania, la cuestión de Crimea y la ignorancia europea con respecto a Rusia
Artículo siguienteLamborghini presenta su Roadster Cententario
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =