Inicié un texto a propósito del debate incipiente sobre la necesidad de repensar nuestra Constitución. Pero en el plazo de ese ayer a este hoy ha habido un hervor impresionante sobre la cuestión por personas más preparadas y expertas que yo. Indicar en cuántos escritos y conferencias ha tomado impulso el tema en los 10 últimos días; documentos a recuperar, etc., me desviaría de lo que importa. Confío en ustedes y leyendo y oyendo es fácil encontrar el camino de información que la cuestión exige.

En mi anterior artículo planteaba: Como país hemos fracasado, el fracaso tiene su raíz en nuestra historia (no lo dije pero añado que Franco ha muerto, lo que no ha muerto, o sigue vivo, es la atávica fuente que alimentó ese fruto). También indiqué lo irremediable de un Proceso Constituyente (Reforma es otra cosa), porque como no se haga desde, con y para la ciudadanía, y se parta de las nacionalidades que acaben en territorios de dos clases o más; como nos olvidemos del compromiso solidario; como lo que se decida sea una Reforma gatopardiana dirigida por quien controla la democracia desde la economía, a saber : los nacionalismos catalanes, vascos, gallegos, más el señorío andaluz, el cacique castellano, los forales navarros…hay más, pero paro. Es decir, si la hacen los autodenominados constitucionalistas sin salir del Parlamento, ni vamos a ningún sitio ni salimos de este lío en la vida, que a mi entender es lo que quieren. Decía también que la deuda será el puñal que saque Rajoy de la chistera.

Terminé mi reflexión con “Y por último, les chocará, desde el Oeste proponemos un Estado organizado por y para los ciudadanos que viven en los cinco “ecosistemas” diferentes que existen en España: Grandes Urbes / Urbes con Alfoz / Comarca Rural / Comarca Montaña / y Zona Costa-Mar.”

Ignoro si esto puede ser considerado en un modelo federal, pero está claro que la organización económica y social está dividida en estos sociosistemas (ecosistemas), y no sólo en España. Estoy advirtiendo que lo que plantea Wallerstein en su Sistema-Mundo, tiene validez para otros sociosistemas. Que la organización territorial que parece plantearse ahora, sean naciones, plurinaciones, autonomías, federación de provincias, forales, territorios históricos… no va a dar respuesta adecuada, pues en cada territorio pueden darse los cinco sociosistemas, que tienen, y esto es lo importante que quiero señalar, unas necesidades, unas demandas, unas costumbres, unas limitaciones y una capacidad de respuesta a sus problemas, diferentes.

El debate aún está en ciernes, ya solo la primera pregunta a hacerse: qué ciudadanos son los que deciden, cómo llamaran a donde van a vivir y qué derechos y deberes asumirán, y cuál el compromiso o modo de unirse o separarse del resto, tiene ya miga suficiente. Desde el Oeste preguntamos ¿Van a tenerse en cuenta estas singularidades y va a comprometerse el colectivo constitutivo resultante a atender y paliar esas desigualdades inevitables?

¿Saben ustedes de la dureza del trabajo de pastores y del trajín de rebaños para mantener los bosques y así podamos hacernos un autorretrato bonito con el móvil durante las vacaciones? ¿Saben, que para la Meseta, el Gobierno y sus socios han decidido abandonarnos a la despoblación para centralizar los costes en lugares más rentables? ¿Saben que la leche que le dieron de oferta este viernes negro en el Hiper necesita que el ganadero este trabajando 365 días y no le paguen ni el coste de cada litro, mientras en las Grandes Urbes se pelea la falta de conciliación familiar? ¿Saben lo que es hacerse una prueba médica si vive en Montaña? ¿El agua que consume la industria turística asumiendo el coste la gente que vive, ya nunca más en paz, en zonas costeras?

Los del Oeste estamos más emparentados con la serranía aragonesa, los jornaleros andaluces, y los paisanos portugueses, que con las vicisitudes de las Capitales de Valladolid, Madrid, Sevilla o Zaragoza. Si lo pueden tener en cuenta, si queremos vivir juntos los cinco, nos harían un favor.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRunning: las 7 mejores rutas para correr de Madrid
Artículo siguienteLa Generalitat despide a 33 trabajadores de las embajadas catalanas

Zamora 1959. Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación. Narrador Oral. En la actualidad dirige la actividad de animación a la lectura del Centro Coordinador de Bibiotecas de Zamora en la que visita una treintena de Centros Públicos de Primaria y Secundaria donde realiza actividades con los jóvenes y niños. Labor que obtuvo el Premio Nacional al Fomento de la Lectura LIBER 2005, Premio Pep Sempere 2007 de la Asociación de Maestros y Profesionales de Arenas de San Pedro y Premio Innovación Bibliotecas Móviles 2009 ACLEBIM. Director pedagógico de la experiencia sobre traducción explicada a los niños, dirigida por Mercedes Corral, “La aventura de Traducir” para el Instituto Cervantes. Como poeta incluido en varias antologías “Todos de etiqueta” la más importante. Tres libros de literatura infantil: “A galope tendido” “Las tres hijas” “Llámame Luna” (traducida al vasco). Colaborador en prensa, radio con programación estable. Miembro del Seminario Permanente Claudio Rodríguez. Miembro Activo políticamente en asociaciones y grupos siempre en la defensa de un mundo rural que desaparece (Grupo de Coordinación de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en Zamora, fue portavoz del Frente Cívico, hoy portavoz de Podemos Zamora y con responsabilidad en el grupo Rural de Castilla y León). Dirije talleres literarios (ahora para jóvenes, hace unos años con Jesús Ferrero uno para adultos). Y desde hace más de un año colabora con el Día de Zamora donde publica una columna semanal político-social. Ha trabajado en la Formación del Profesorado (cuando aún había esperanza).

1 Comentario

  1. Yo flipo. De verdad cuesta creer que una argumentación como esta convenza siquiera al autor. Le reconozco su sinceridad, su ausencia de malicia y su discurso neutral, pero le sugiero que revise la etimología del concepto de nación, que es algo nada inherente a la configuración de la España actual. Yo me confieso nacionalista y en el origen de mi nación se encuentra también Zamora. Más abajo, e inclusive Sevilla también en cierto momento de la historia. Sin embargo no soy separatista, entiendo que no se puede romper el sistema solidario entre españoles así de cualquier manera y traumáticamente. Del mismo modo hay que remarcar lo que este autor señalaba a cierta altura del texto y que se refiere a la idiosincracia, al producto, o al sentir cultural de las diferentes regiones si son fieles a la sociopolítica histórica.
    Me hace gracia y me cabrea el discurso político y mediático para disolver Catalunya y volver a la normalidad constitucional porque yo llevo esperando 43 años por eso mismo y todavía no ha ocurrido y la impunidada y el desprecio a las leyes internacionales son palpables y evidentes en esta farsa borbónica. No sabéis la cantidad de víctimas que forjaron la normalidad democrática que los españoles vivimos hasta el año 1936 y la cantidad de antepasados que consumieron sus vidas para que disfrutásemos de los derechos que nos han robado. De cualquier modo, hay una base para enfrentar el futuro y no quiero que mi Galicia_ primer reino medieval europeo_ disfrute de una sóla ventaja que nos haga más cojonudos que a los murcianos o extremeños. Los gobiernos autónomos están formados: que gobiernen, que deshagan la desigualdad entre regiones y se carguen de una puta vez el centralismo y la monarquía, cosa desechada desde la época griega o la romana con los mismos argumentos que la rechazan en la actualidad, si son estigma de diferencia. Lo que hacemos en Europa tendríamos que haberlo practicado en casa y punto final al problema.
    Ahora, desde cualquier ideología, quien tiene los santos cojones de negarme razón…?
    Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + tres =