Así se despedía el Subcomandante Marcos antes de su firma, en cada comunicado que emitía la fuerza armada irregular a la que pertenecía desde hacía más de diez años cuando el 1 de enero de 1994, hace ya 22 años, mientras los tres países de Norte América se prestaban a celebrar la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio, al sur del Estado más sureño de los tres, un grupo de mexicanos daban inicio a la última guerrilla del Siglo XX en territorio americano, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Este movimiento, que inicialmente apeló a los rifles y las ametralladoras para hacerse oír y a los pasamontañas para hacerse ver, tras una semana de lucha eligió la palabra como arma, aunque mantuvo los pasamontañas que los caracterizan.

El adentrarse a los textos constitutivos del EZLN nos posibilita el conocer, de primera mano, la realidad de los pueblos más postergados de la República Mexicana, aquellos que debieron ocultar su rostro para hacerse visibles, aquellos que lograron gracias a su lucha contra el mal gobierno que los indígenas empezaran a ser tenidos en cuenta en la historia mexicana.

Entre otros logros, como la instalación de los caracoles, las Juntas de Buen Gobierno o la puesta sobre la mesa de una realidad que todos conocían y muchos callaban, por primera vez en la historia una ciudadana indígena, Comandante del EZLN, habló desde el estrado del Parlamento.

Diez años después de su surgimiento, y frente a una requisitoria de una periodista mexicana que había decidido irse a vivir junto a los zapatistas, Gloria Muñoz Ramírez, de hacer un libro para los “jóvenes de hoy” contándoles del zapatismo, la propuesta fue bien recibida en pos de su objetivo, máxime al tener en cuenta que se celebraban los 20 años del surgimiento del zapatismo y los 10 del inicio de la lucha armada.

Hoy, transcurridos doce años de aquel entonces, y a unos cuantos miles de kilómetros de la Selva Lacandona, también hay jóvenes que no conocen la lucha y el pensamiento zapatista. A ellos se dirige este texto, con la esperanza que tras 30 años de su surgimiento y 20 del inicio de la lucha armada, sirva de plataforma para conocer el pensamiento y el accionar de un grupo de personas que al sur de la América del Norte, aún luchan por

¡Libertad!

¡Justicia!

¡Democracia!

Sin pretender alcanzar lo logrado por Gloria, ojalá el texto que compartimos sirva para difundir el pensamiento zapatista, expresado por los zapatistas, sólo así el lector podrá sacar sus propias conclusiones.

Se puede acceder a él, gratuita y libremente, a través del siguiente enlace https://mega.nz/#!Fw82SLbD!j8u2jFgYzqg1lgUha1nahvrTG30ittcHFGh637Ry05Q

Desde el sur de la América del Sur.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + dos =