Desde 2003 han sido asesinadas 948 mujeres, más que por el terrorismo de ETA