Una nueva trama de corrupción judicial ha sido descubierta con ocasión de las informaciones publicadas por Diario 16 sobre la falsificación de las decisiones tomadas en la Permanente del CGPJ del día 14 de enero de 2016, entre cuyos acuerdos se encontraba  la composición de la terna de los candidatos para un puesto de magistrado de la Sala 2ª del Tribunal Supremo, entre ellos Pablo Llarena, y de la terna de los candidatos para la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCLM)  en la que figuraba un sobrino del Cardenal Rouco Varela denunciado por corrupción, Vicente Rouco Rodríguez.

Una jueza sustituta, Ana Isabel Flores García, ha reconocido en un incidente de recusación planteado hace escasos días que detrás de su designación podría esconderse una trama de corrupción para el nombramiento ilegal de jueces sustitutos en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha cuyo presidente es precisamente Vicente Rouco Rodríguez.

En el escrito de recusación se denunciaba que era “a todas luces inaudito, y además podría ser constitutivo de un delito de prevaricación, el hecho de que sea personalmente Vicente Rouco Rodríguez quien designe en solitario a las juezas sustitutas que se han de ocupar de los juzgados que están llevando asuntos personales del mismo presidente del Tribunal Superior de Justicia, o que le afectan directa o indirectamente”.

Se refería la denuncia a la situación alarmante que atraviesa un juzgado de la provincia de Toledo donde en menos de seis meses han coincidido sucesivamente hasta tres juezas sustitutas: Ruth Taboada Mariño, María del Carmen Pozuelo Sánchez, y Ana Isabel Flores García. Se da la circunstancia de que concretamente en ese juzgado se concitan un elevado número de procedimientos judiciales iniciados personalmente por el propio Vicente Rouco o a su instancia, lo que traslada a las juezas sustitutas que él designa el mismo conflicto de intereses.

Si a esto le unimos el hecho de que ni en los nombramientos ni en los ceses se está observando por el presidente del TSJCLM la doctrina reiterada de la Sala 3ª del Tribunal Supremo según la cual “los nombramientos que hagan cesar a jueces sustitutos solo son válidos si se realizan mediante el procedimiento ordinario de concurso” entonces estaríamos hablando ya no solo de los delitos de prevaricación y tráfico de influencias sino también del delito de nombramientos ilegales de funcionarios públicos.

La respuesta que ha dado a todas estas cuestiones la jueza sustituta Ana Isabel Flores García en el incidente de su recusación ha sido aún más inquietante que la propia denuncia, respondiendo por escrito en un Auto muy reciente lo siguiente: “le invito a que si tan interesado está en conocer cómo se realizan los nombramientos, lo investigue por sí mismo si quiere y tiene tiempo. No es esta resolución el momento oportuno para explicárselo al recusante, que si tiene mucho tiempo libre podrá hacerlo por sí mismo”.

Esta negativa de la jueza sustituta a que se investigue por el juzgado su propio nombramiento no hace más que confirmar las sospechas de la comisión de los delitos que precisamente no quiere que se investiguen por el juzgado, los delitos de prevaricación, tráfico de influencias y nombramientos ilegales de funcionarios públicos.

Hay que tener en cuenta que Vicente Rouco ya había sido denunciado por estos mismos hechos ante la Sala 2ª del Tribunal Supremo, lo que obligó a Carlos Lesmes a hacerle entrega precipitadamente de la medalla de San Raimundo de Peñafort antes de que fuera admitida a trámite la querella, consiguiendo con ello el archivo anticipado de las actuaciones penales.

Por esa razón, la terna para cubrir la presidencia del TSJ de Castilla La Mancha era la más vulnerable de todas las que se decidieron en la Permanente del día 14 de enero del año 2016.

La amistad entre Pablo LlarenaVicente Rouco Carlos Lesmes venía de hace tiempo, y se consolidó cuando el primero con ayuda del segundo alcanzó la presidencia de la asociación mayoritaria de jueces, la conservadora y todopoderosa APM (Asociación Profesional de la Magistratura), en enero de 2013. En noviembre de 2015 Pablo Llarena se presentó a la reelección, para un periodo de dos años más en el cargo de presidente de la asociación, mientras su amigo Vicente Rouco trataba de convencer al otro candidato para que tirara la toalla y se integrara en una candidatura “de consenso” liderada por Llarena, pero no lo consiguieron. El paso siguiente fue la candidatura a un puesto de Magistrado en la Sala 2ª del Tribunal Supremo, que esta vez sí que se consiguió.

Era evidente entonces que, si había que protegerse del escándalo que podía provocar el voto particular de la vocal Nuria Díaz Abad, había que hacerlo protegiendo en primer lugar la terna del TSJ de Castilla La Mancha por ser la más vulnerable, según ha desvelado Diario 16.

Por esa razón se sacaron del acta del día 14 los acuerdos sobre la composición de las ternas para la plaza de presidente de los TSJ de Andalucía, Castilla-León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Cataluña, que se llevaron a un acta de una inexistente Comisión Permanente supuestamente celebrada dos días antes, lo que era físicamente imposible porque el día 12 de enero las entrevistas duraron toda la tarde/noche y no hubo tiempo para realizar ningún informe, ni debatirlo.

Por otro lado, decidieron amortizar la candidatura del amigo íntimo de Lesmes, Fernando Román, que no tenía ninguna posibilidad en esa convocatoria, y protegieron la candidatura de Pablo Llarena colocando el voto particular en el acuerdo 1.1.2., el referido a la terna para cubrir la plaza de magistrado de lo contencioso administrativo.

Además, para evitar cualquier posibilidad de que el voto particular pudiera ser utilizado en la impugnación de los demás acuerdos, se “desactivó” haciéndolo constar con un simple “voto en contra”, sin más detalle, ocultando en el acta su verdadero contenido, con lo que se vulneró el derecho de la vocal disidente a que se reflejara en el acta la opinión que había expresado, impidiendo también el derecho de los legitimados a pedir la nulidad de todos los acuerdos adoptados  ese día por la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, sin tan siquiera poder denunciar ante los tribunales de justicia la evidente falsedad que se acababa de consumar.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. <> Jueces y fiscales ¿Juzgando jugando a ser dictadores?
    “Cuando juzgaba un pleito no era él que juzgaba, sino la ley: pero cuando esta era demasiado severa, la mitigaba: y cuando se carecía de leyes, su equidad las hacía tales que hubieran podido tomarse por las de Zoroastro” Esto decía Voltaire en 1767 en el Ingenuo, y además: “Que es preferible correr el riesgo de no castigar a un culpable a condenar a un inocente”.
    Los que enuncian que la justicia está politizada, intentan, parece, encubrir, disimular la nada decente realidad que subyace bajo esa expresión, la abyecta prevaricación. Ya que tras esta formulación está la pretensión de ocultar lo que a todas luces, resulta ser, gestión patológica, interesada, ideologizada, dictatorial, antidemocrática, de demasiados jueces y fiscales contra las leyes de la razón, decencia, lógica, derechos y libertades conseguidas.
    Individuos con morriña de tiempos feudales, caciques, (por eso y sólo por eso de conservar sus desmedidos, obscenos, ilegítimos privilegios y abusos continuados en el tiempo), ensayan retornar al pasado represor, con subterfugios y ratonero proceder; manipulando, mal aplicando la potestad que desde su puesto público creen ostentar, errónea, interesada, patológica en general; dándose, alguien les dio, se procuran y creyeron impunidad en su tenebrosa potestad para abolir derechos conseguidos y restringir la libertad.
    En su abyecto miope punto de mira, justificados y alentados por encenagadas denuncias de asociaciones varias, que por coherencia legal deberían sobreseer, felices con la Ley Mordaza, paradigma de cualquier dictadura, acosan, asedian, persiguen, sitian a personas comprometidas, porque en su subjetiva embriaguez intelectual, cuestionan su pancista bienestar. Y estos virus maliciosos, de represora y trasnochada usurera mentalidad, atrasada, cateta, – perdida, parece, la realidad, en su aislamiento por el leguleyo estudio, que ya no vislumbran, sin interés o dones para entender, les ha sobrepasado, quedándose ellos, en pasmada expresión velada-, eterno codicioso retorno, con violación de legalidad, blindado como juzgador, ideología sobre el estrado, coartada de trasnochado patriotismo, pretenden abatir a su presa con veredictos, aviso a navegantes, con el simple y llano objetivo, egoísta realidad, apuntala la desigualdad, de apropiarse de los recursos de los otros, a costa del quebranto e indigencia de la sociedad; planeando, palmaria enfermiza verdad, exhumar la fórmula, con sombría finalidad, -aferrado al espacio, dolo perseverante en el tiempo-, para fiscalizar a sus disidentes, futuras presas, quizás ya, en su lista.
    Estos infectos rastreros leguleyos, mala sombra los delata, husmean rendijas por donde inocular su toxina, imponer su patología. Como secuela, dignos vecinos sufriendo en su humanidad, represión, sanción, cárcel, ultraje. Los capturados por el juez delincuente abusador, pasan de vivir en democracia a conocer el averno en la tierra; pisoteados los derechos, confiscado lo más valioso, su libertad; sin sino ni destino, porque manos toscas zarandean hilos, con propósito de amedrentar, abatir a mortales que no doblan rodilla ante su acomplejada excelencia, la dictadura se instala en su ya exiliada o encarcelada existencia. No necesitan tiros ni tanques, para dar su chusco garrotazo a ciudadanos honrados; basta que un prepotente, sinvergüenza e iletrado ideologizado magistrado actúe de mala fe y ese ciudadano, en activo compromiso empático con su hábitat dichosamente vivía, pasa, con escueta siniestra firma, de democracia a execrable dictadura.
    Estos ¿jueces, fiscales?, nos crecen como mala hierba, aprendices de dictador, por donde pasan, van corrompiendo la hacienda, arrasando la existencia. Pretenden, todo apunta a ello, lograr, ciudadano a ciudadano, lo que otro descerebrado, Tejero, quiso conseguir, de una vez, por la fuerza de las armas; abolir la democracia. Estos ¿jueces? y padrinos, mala gente, lacra peligrosa, no sólo para una sociedad que quiere prosperar en libertad y eficacia, no sólo por los derechos conseguidos, no tan sólo para los que abusivamente enjaula, sino porque asimismo, a un tiempo, con su autoadjudicada obsesiva prepotencia, castiga, persigue, encarcela a los valerosos comprometidos solidarios, que elevan la voz frente a leyes injustas, mal redactadas, peor interpretadas, frente al abuso, robo y prevaricación de nuestros representantes. Estos funcionarios, de intelecto vago, tristes, crueles indoctos resentidos, quieren lapidar las semillas que germinan en aras de una sociedad más justa y fusionada; y embadurnando se empecinan en linchar, acorralar mensaje y mensajero, a la postre, embajador que en el suceder de los tiempos, en su lucha, arrojo, resistencia, soportando dolor, tortura, exilio, cárcel y quebrantos, en aras de un mundo mejorable, han contribuido a una más justa sociedad, para todos. A ellos persiguen estos funcionarios, porque rumian, pesadilla mal curada, que ponen en riesgo su modus vivendi, y el de sus compinches con los que cena, se toma copas, comparte tiempo y vida regalada a costa de los otros, nosotros, atosigando a los que evidencian sus privilegios; insaciable enfermiza ambición disimulada.
    Por “galera” han pasado, la pesadilla continua, personas inocentes, titiriteros fachosamente acusados, junto con sus guiñoles, de terroristas; raperos que denuncian en sus letras, a manadas de ladrones; clientes de un bar, donde hubo violencia, sí, pero nada relacionado con el terrorismo, acusados con manifiesta malsana falsedad, sin razonado ni razonable motivo; ciudadanos que ejercen su derecho a la huelga,,,,,,,.
    Por patas huyen, apremiante defensa propia, al desolador destierro, personas en el punto de mira de estos estultos corrompidos magistrados, abandonando con furiosa impotencia, sus hogares, modus vivendi, familia, amigos, amado país, para pedir amparo, socorro, auxilio, arbitraje a una justicia Europea, que parece más imparcial, menos ideologizada más ecuánime, e impedir, dificultar, que lerdos,malintencionados, despreciables leguleyos, dejen germinar su patología, con enfermizo, funesto capricho, a diestro y siniestro y resulten los por el punible proceder, desterrados, enajenados, enjaulados.
    Tenemos al juez Llarena, tergiversando los hechos, prevaricando, encarcelando con falsa imputación. Hasta un adolescente tiene claro y los tribunales Europeos también, que no hubo violencia ni armas, ni tiros ni muertes, que no hubo rebelión ni sedición. Europa está en ello. Y ante la demanda civil contra LLarena en Bélgica, el CGPJ, pide que el Estado cometa delito de malversación de fondos públicos.
    Son demasiados los procesos de jueces que actúan como “aprendiz de dictador”, con terribles daños colaterales; donde los sueños, esfuerzo, amigos, proyectos de futuro quedan rotos, dañados de por vida. Lo que dignos jueces consideran derecho de libre expresión, otros, los aprendices de dictador, terrorismo, sedición, rebelión: donde unos ven a ciudadanos decentes ejerciendo sus derechos, los prevaricadores, penalizan, persiguen, encarcelan sin juicio, pidiendo penas de prisión de hasta treinta años. Hechos que ninguna sociedad debe permitir y sin demora con la justa ley penalizar. De las asociaciones de jueces y fiscales mayoritarias, poco se puede esperar, actúan como gremios de tiempos obscuros, parapetados en sus pocos éticos privilegios, ¿medievales?, que no quieren soltar.
    Mientras dure esta barbarie de leguleyos con mucho de histrionismo, cuantiosos plebeyos, al través de barrotes verán sus vidas privadas de lo más sagrado, valioso, precioso de su existencia, que toda sociedad justa, solidaria que se precie respeta y defiende: la libertad. Ni un exiliado más, ni un perseguido más, ni un encarcelado más. ¡Cuidado, cualquiera puede ser el siguiente! Quedamos nosotros, la razón, y la justicia Europea, frente a estas fuerzas, trabajadores cavernícolas, que usurpan, chulescamente, nuestras instituciones, que no son honestos, independientes, imparciales, justos, con intereses particulares y patología ideológica en su psiquis cincelada.
    Joaquín rivas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 8 =