Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un entramado que explotaba laboralmente a ciudadanos pakistaníes en restaurantes de la provincia de Málaga. Los líderes de la red captaban a compatriotas y les sometían a duras condiciones laborales en los establecimientos, con jornadas maratonianas de hasta doce horas diarias, sin descanso semanal y cobrando un salario que oscilaba entre 400 y 500 euros que no declaraban.

Además, a cambio de un pago que oscilaba entre 8.000 y 10.000 euros, organizaban matrimonios de conveniencia con ciudadanas españolas para que los trabajadores obtuvieran el permiso de residencia. Se han realizado doce registros en restaurantes pakistaníes y domicilios de los investigados en los que se ha intervenido más de 170.000 euros en metálico, más de 160.000 euros en cuentas corrientes bloqueadas judicialmente, casi 900.000€ en valor de mercado de inmuebles, un vehículo de alta gama valorado en 40.000€, diversa documentación y teléfonos móviles.

Han sido detenidas un total de 39 personas como presuntos responsables de los delitos de falsedad documental, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, contra los derechos de los trabajadores y delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, según los casos.

La investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta por un trabajador de un restaurante de comida paquistaní. El hombre puso en conocimiento de los agentes las condiciones laborales en las que, tanto él como cinco compatriotas, trabajaban en el local. Explicó que el propietario y su hermano, ambos también de origen paquistaní, se encargaban de aleccionar a los trabajadores para que en el caso de que se produjera una inspección, se identificaran con documentación de otras personas en situación regular y dadas de alta en la Seguridad Social, obligándoles a inscribirse en el padrón municipal con el nombre de otra personas.

Entramado empresarial de restaurantes pakistaníes en Costa del Sol

Tras diversas pesquisas se constató que los hermanos a los que se refería el denunciante, eran los miembros más destacados de un entramado de empresarios paquistaníes dedicado a la restauración en la Costa del Sol. Así, buscaban a personas de su mismo origen que no cumplían los requisitos exigidos por la administración para trabajar y les sometían a unas duras condiciones laborales sin cumplir con la normativa laboral. Los líderes de la trama también realizaban contratos falsos para que los trabajadores pudieran cobrar prestaciones sociales o regularizaran su situación en España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =