Los detenidos facilitaban documentación falsa a personas en situación irregular en España, para obtener permisos de residencia y/o trabajo que les permitían poder viajar a cualquier estado de la Unión Europea. También acordaban matrimonios de conveniencia entre extranjeros y nacionales españoles o de otros países comunitarios con el objetivo de regularizar su situación.

Se trata de diecisiete miembros de una organización criminal, desarticulada por Agentes de la Policía Nacional, que operaban en la provincia de Barcelona principalmente, aunque también contaba con ramificaciones en otras comunidades autónomas así como en el extranjero.

La red proporcionaba tarjetas de identidad de extranjero de familiar comunitario a nacionales de Pakistán e India, para poder acceder a territorio Schengen.

La operación se ha saldado con la detención de diecisiete personas, en quince registros, -once en Barcelona, uno en Hospitalet de Llobregat, dos en Santa Coloma de Gramanet y tres en Salou (Tarragona)-, todos ellos miembros de la organización. Se han intervenido gran cantidad de instrumentos y útiles para la falsificación de documentos (impresoras, plastificadoras, guillotinas, soportes en blanco, plásticos, lámparas led, cartuchos de tinta, sellos, imprentas, etc.), diversos ordenadores y teléfonos móviles cuyo contenido está siendo analizado por expertos, dinero en efectivo y varios documentos falsos y falsificados.

Inmigrantes irregulares en España

Gran parte de sus clientes eran inmigrantes que ya se encontraban en España en situación irregular, a los que ofrecían la posibilidad de viajar a cualquier Estado de la Unión Europea regularizando previamente su situación administrativa. Una vez que aceptaban la oferta, la organización los proporcionaba todo tipo de documentos de identidad y de viaje, falsos o falsificados, que los permitían obtener las correspondientes autorizaciones de residencia y trabajo.

Todo tipo de documentos falsificados

Los precios oscilar entre los 300 y los 3.000 euros, según el tipo de documentos y el poder adquisitivo de las victimas inmigrantes. Falsificaban certificados de empadronamiento, libros de familia u ofertas de empleo, entre otros documentos.

Los matrimonios de conveniencia o parejas fraudulentas entre ciudadanos extranjeros y nacionales españoles o de cualquier otro estado de la UE tenía un beneficio para la organización criminal de entre 9.000 y 14.000 euros por pareja.

También fuera de nuestras fronteras

La red desarticulada, también falsificaba documentos de otros países comunitarios, incluidas tarjetas de identidad de extranjeros (TIE) de familiar de ciudadano comunitario, que vendían a compatriotas suyos en sus países de origen (Pakistán e India) a través de captadores y otros colaboradores con los que contaban allí.

Por cada tarjeta TIE obtenían 10.000 euros. Con esos documentos falsificados y acompañados siempre por pasadores de la organización, los inmigrantes lograban entrar en el espacio Schengen burlando los controles fronterizos gracias a la altísima calidad de las falsificaciones. Con dichos documentos accedían no solo al mercado laboral, también se han detectado estafas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 14 =