Si eres prostituta y te dan una paliza, siempre te queda la posibilidad de fantasear con llamar a la policía, algo que no es habitual, vaya por delante. Si el que te da la paliza es un policía, la cosa se complica, pero aún puedes pensar que algún gobernante hará justicia. Si además del policía, entre los clientes que disfrutan de ese tipo de fiestas están también los gobernantes y cargos del partido en el poder, llora. Solo eso: Llora.

Ni Las Vegas ni Tarantino: El PP en Baleares. Cocaína, palizas a prostitutas, sobornos, sesiones en clubes de putas solo para políticos y agentes de policía… El sumario del juez Penalva no tiene desperdicio, y lo del Partido Popular con las putas ya huele a infección. No hay trama de corrupción que salpique al PP donde no aparezcan cuerpos de mujer usados a cambio de unos euros. A veces ni euros.

Fue un tal Alejandro Halffter, siendo viceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, de la panda de Esperanza Aguirre y Francisco Granados –qué gran pareja perdió el género chico cuando lo encerraron–, quien soltó aquello de “Hay que celebrarlo con un volquete de putas”. Nos enteramos en febrero de 2015, y poco imaginábamos la de sobresaltos prostibularios que iban a regalarnos los chicos del PP. Sin embargo, lo del “volquete”, esa idea de que las mujeres son como cascotes que uno vierte allí donde se hace la obra, ya da una idea.

Luego, en verano de 2015, llegaron las informaciones sobre el empresario Enrique Ortiz, ese que se iba de pijama-party con Sonia Castedo cuando era alcaldesa de Alicante (PP). El empresario pepero y el director de Bancaja, Aurelio Izquierdo, se las llevaban al yate y las llamaban “paquetes”.

Pasó el verano y Maica Jiménez, secretaria de Correa –mr. Gürtel, el que organizó la bodísima aquella de El Escorial–, nos regaló la frase de su jefe: “Necesito tres chicas, altas, rubias, que sean putas, muy putas”. Yo sigo dándole vueltas a lo que ese pájaro considera “muy putas”: ¿Con las tetas operadas? ¿Con mucha profesión en el cuerpo? ¿De Este? ¿Orientales? ¿Con tanga? ¿Sin dientes?

Y llegó Granados, claro. Ya sabíamos que Granados, entonces consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, capo en el PP, manita derecha de Aguirre, cerraba los negocios con dantescas cacerías junto a su socio Marjaliza. Allí se celebraba la ceremonia de iniciación consistente en cubrir al novato con la sangre de las piezas. Allí el marisco llegaba en helicóptero. Allí, cómo no, las noches se cerraban con putas. Hace poco más de un mes hemos sabido que Granados pedía que le llevaran al hotel Alfonso XIII de Sevilla “putitas de confianza”. De tanta “confianza” que se las llegaban a llevar desde Barcelona.

Correa, Ortiz, Granados, volquetes, la Gürtel, la Púnica… Pensará alguno que vaya manía tengo yo con la prostitución. Pues sí. Querría que alguien me dijera si esas mujeres eran adultas o todavía eran menores. Querría que, de la misma manera que investigan de dónde sale el dinero que han robado, alguien se dedique a investigar si las putas de estos señores (y de todos los que no sabemos) eran esclavas sexuales, como sucede con la inmensa mayoría de las prostitutas en este país. Quiero que alguien investigue si estos empresarios, políticos, altos cargos afines al PP, usaron cuerpos de esclavas.

Porque a la que rascas un poco, el panorama es el que he garabateado en el primer párrafo: aterrador.

En el caso que investiga al que hasta hace dos días era el presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, se desvela que, al menos en una ocasión, la prostituta usada era una menor. Está en el sumario del juez Penalva.

Ya sé que entre usar el cuerpo de una mujer de 18 años y el de una de 16 ó 17 parece que no hay mucha diferencia. Pero la hay, hay una diferencia abismal: Nuestros límites. A mí me gustaría que no se usara el cuerpo de ninguna mujer, de ninguna de las esclavas que en España se cuentan por decenas de miles. Pero es que, además, prostituir a una menor, y pagar por usar su cuerpo, son delitos fieros. Ahí hemos puesto nuestro límite, y me parece esencial denunciarlo con toda la repugnancia que seamos capaces, con toda la contundencia, gritar que nosotros consideramos que aún es una niña. Que no hay que follarse a una niña, pagar por penetrarla, por violentarla.

Es nuestra frontera.

En los tabernáculos y las componendas que rodean los casos de corrupción del PP hay putas, muchas putas, demasiadas putas, volquetes de putas. Pero es que ahora, además, parece que hay una menor. Ojo.

Agarrémonos al menos a esto, a falta de otra cosa.

8 Comentarios

  1. Que el resto de la clase política no sea capaz de comerse, temporalmente, líneas rojas y caudillismos egocéntricos, para permitir un gobierno de mínimos, de salvación nacional que sustituya en el poder a una banda de puteros, corruptos, caraduras y hasta algún aprendiz de criminal de guerra, y limpie el montón de mierda que han dejado en la administración pública, es muy decepcionante para los que, votando lo que votaran, no querrían a estos en el gobierno.

  2. Me quedo sin palabras con las que rechazar estos comportamientos, parece mentira que esto se produzca en una sociedad “avanzada” y “democratica” (ahora me doy cuenta que en ambos casos es supuestamente…) pero lo que es todavia peor es que, encima de que esto es algo generalizado y que no es la primera noticia que tenemos sobre este tipo de practicas, este partido adquiere mas escaños y mas votos en las ultimas elecciones, de verdad, con toda la preocupacion del mundo yo me pregunto ¿ESTAMOS LOCOS? ¿O QUE? por que es inadmisible que esto se haga con nuestros impuestos, es mas, es inadmisible que esto se haga, pero todavia mas si es con el dinero con el que supuestamente han de sustentar el estado de “bienestar”, y lo dejo entre comillas pues en algunos casos es “muybienestar” y en otros casos es “muymalestar” quedando en el fondo del pozo el termino medio que cada vez brilla mas por su ausencia. Sinceramente, esto debe abrir un debate de concienciacion social, de responsabilidad, la que tenemos los ciudadanos cada vez que arrojamos un voto a una urna, lo que estemos metiendo dentro es el granito de arena que cada uno aporta a su pais, y sinceramente y con todos los respetos del mundo, ¿en qué mierda piensan los casi 8 millones de insensatos que les han votado? por dios ¡!que alguien me lo explique por que esto a mi me SOBREPASA¡!

    Firmado por un indignado (cada dia mas), y hoy ya con las lagrimas saltadas de la impotencia de ver lo que esta sucediendo con total impunidad.

  3. Creo que hay que tener en cuenta un par de cosas después de leer la notica:
    – En primer lugar que siempre nos fijamos en que si el putero es un político parece que queda peor que si es un ciudadano que no sea de la clase política, y me parece bastante cínico la verdad. Seguramente todos los que opinan de esta forma son luego los que se van de putas en us día a día. A mí personalmente me da exactamente igual si es un político, un albañil o un economista, para mí la prostitución tal y como mayormente se conoce no me gusta y no la defiendo para nada.

    Para mí lo lógico sería que toda mujer u hombre que quiera cobrar dinero por tener relaciones sexuales con otra persona debería poder pero legalmente, como un autónomo que lleva su propio negocio. Siempre he defendido a las escorts que se ocupan ellas mismas de “su negocio” y ese es el modelo que se debería instaurar en este país, junto con más presión policial. Eso sí,si un político quiere ir con una de esas mujeres y pagarle la tarifa que ella crea adecuada por mí estupendo.

    – En otro punto estarían las palabras o los términos que se usan en dichas declaraciones. “volquetes” y “paquetes” no me parece que sea la forma de hablar de nadie, y espero que les metan un buen “paquete” por ello. En cuanto al término “muy putas” aunque seguramente estaría referido a que a muchos hombres nos gustan las mujeres deshinibidas creo que se podría haber usado este último término y ya está (aunque también creo que todas las mujeres y los hombres deberían ser así).

    – Y por último obviamente el tema de la menor, aunque sí que es cierto que ese año de diferencia es más un tema legal que humano debería ser penado con toda la fuerza de la ley (si es que aun queda eso en este país)

  4. Espero que no les condenen. Es más, espero que les voten y salgan elegidos para que no puedan ser juzgados. Eso es lo que merecen los fascistas de este país. Y que sigan robando durante muchos años, a ver si de una vez acabamos con toda esa clase media que no hace más que protestar cuando cogemos algunos euros de la caja pública. Es que ya no se puede ni robar con tranquilidad. A tomar por el saco con todos los honrados: os vamos a denunciar para que sepais que denunciar a un corrupto no sale gratis.

  5. Lo más triste del caso es que a esta gentuza les hemos demostrado que pueden actuar con toda impunidad, que no les va a pasar nada, que pueden seguir haciendo lo que quieran y como quieran, pues pase lo que pase y hagan lo que hagan seguirán teniendo millones de votantes que depositarán en ellos toda su confianza.

  6. Esos políticos que van de buenos cristianos de demócratas y liberales, esos políticos herencia del franquismo, como pesan cuarenta años de dictadura

  7. Ricardo Roman: en España la prostitución no es ilegal. Cualquiera puede trabajar como autónoma y tributar dedicándose a la prostitución, no hay ninguna traba para hacerlo. No hace falta que exista un apartado que diga “putas” entre los oficios de autónomos, igual que los y las periodistas tienen que tributar como “artistas” y tantas otras escasas definiciones de oficios. Figurar como actriz por ejemplo, sería de hecho muy fiel a la verdad.
    El problema es que para ser autónoma necesitas por lo menos independencia (verdadera voluntariedad) y papeles, algo que no tienen la mayor parte de las mujeres y niñas que están en situación de prostitución en todo el mundo (incluidos los países donde se ha regularizado la prostitución y donde la trata de mujeres y niñas casualmente se ha multiplicado).
    Estos casos son terríficos por varias razones: son machistas, ejercen abuso de poder y violencia contra las mujeres, lo permitimos con condescendencia como si los hombres no pudieran chuscársela antes que organizar estas mierdas para demostrar cuán machitos son, y me temo que todo esto se ha pagado, y se está pagando, con el dinero de la ciudadanía. Y a mí no te imaginas cuánto me jode que con mi dinero, estos señores que deberían representarnos y proteger nuestros derechos, estén abusando de mujeres y niñas con toda la impunidad del mundo. Merecen grandes castigos y que nos deje de parecer normal que los hombres abusen de las mujeres. Ya basta.

  8. Si dependiera de mí el PP no hubiera llegado a donde está: son los mismos que ya robaban cuando yo era niño. Mantienen la tradición de siglos de refugiarse en burdeles para maquinar. Se supone que allí era lo último que se les ocurriría, pero no; era la tapadera perfecta. ¿Quién dicen que en España no hay siete millones de sinvergüenzas? ¡y catorce!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + dieciseis =