Jack DeJohnette  Ravi Coltrane  Matt Garrison

Empieza el concierto de jazz y los tres músicos, muy sesudos ellos, empiezan a trastear con sus instrumentos, con el ordenador (un Mac, por cierto) y con los amplificadores. El resultado es una especie de zumbido asincopado que suena algo así como zzzzzziiiiiing- ggggggggggggggrññññ- ggññññññi –tilníiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Usted puedes pensar que

  1. Algo ha fallado en el set y estos tres señores están intentado como pueden arreglar el desaguisado y re sintonizar el asunto.
  2. Están yendo más allá del free jazz y haciendo una cosa de un experimental subido solo entendible para enteradísimos ( entre los que no me cuento).
  3. En realidad son unos marcianos y están llamando a los suyos, en plan Encuentros en La Tercera Fase. Opinión ésta expresada en alto por el joven que estaba sentado a mi lado. Opinión que hizo surgir grandes risas entre el respetable, pero que nos valió una mirada de intensa reprobación por parte de uno de los enterados, de la opinión del punto b.

Pero, señores, hay otra explicación que yo me atrevo a elucubrar.

Imagina que eres Ravi Coltrane hijo de John Coltrane. Solo con lo que has heredado de los derechos de A Love Supreme puedes vivir como un pachá para el resto de tu vida. Por el dinero no te tienes que preocupar, y por hacer conciertos facilones menos.

Tu padre murió a los 40 años, cuando ya había grabado cincuenta discos, uno de los cuales, precisamente ése de cuyos derechos de autor vives tú (vale que tienes que compartir con tus hermanos, pero aun así), está considerado como una piedra fundacional en la historias del jazz. Cuando tu padre falleció, él ya ya estaba considerado uno de los mayores músicos de toda la historia.

Tú ahora tienes 50  años. Ya sabes más que de sobra que, aunque eres un gran músico, nunca vas a llegarle a tu padre a la suela del zapato. Así que ¿vas a imitar su estilo? ¿En serio? Las comparaciones siempre son odiosas y en tu caso lo serían aún más.  De forma que mejor experimentas, está claro.

Pues eso, un concierto con una sensación de ¿experimentación?, ¿indefinición? constante... Matt Garrison al bajo apenas sumó y DeJohnette estuvo correcto, también cuando se sentó frente al piano.

José James

Yo había visto a José james dos veces. La primera en 2008, en Vitoria, en el Principal. Su clase y su técnica vocal, que quedaron fuera de toda duda en unos pocos minutos. La siguiente en el 2011, en el Medizorroza, de telonero de Jamie Callum.  José James saltó al escenario vitoriano dispuesto a dejar impronta de su calidad vocal,  y mezcló jazz, blues, soul,  hip hop arrastrado, drum & bass, gotas de funk de las calles, e hizo un tributo al  maestro John Coltrane  (sí, sí , el padre de Ravi, ése)

De aquella José James llevaba perilla, lucía camiseta de tirantes, lucía brazo musculado, se movía con rabia, cantaba a la revolución, rapeaba,.. Se presentó como un cantante a medio camino entre el jazz, el soul, el funk y el hip hop, y la verdad es que no era ni una cosa ni otra, sino todo ello. Y mucho más.

El cantante, con su carisma mezcla de chulería canallesca y encanto, utilizaba con soltura scratches vocales, efectos rítmicos e improvisación de primera.

Yo me quedé  entonces muy, muy impresionada con él.

Pero se ve que desde entonces se ha debido encontrar con un mánager que le ha debido plantear las cosas así;

“Mira José, tu rollito undergorund como que estaba muy bien, pero vamos a comparar: ¿Cuánto gana Jamie Callum? ¿Cuánto ganas tú? Pues eso.”

Y para mí mayúscula sorpresa cuando llego a La Trini ( el escenario de La Plaza de la Trinidad) me encuentro con que no solo al chico le han quitado la perilla y le han comprado ropa carísima, sino que ya no canta a la revolución, no. Ahora canta a… ¡su abuela! Sí, señores: tal y como lo están leyendo. Dedicó una canción a su abuela. Con un par.

Y se ha convertido en un cantante que hace una especie de música edulcorada y facilona para consumo masivo y bajabragas.

Ustedes me entienden. Ejecutivo de entre 45 y 50 años. Posee un vehículo de alta gama, juega al pádel, lleva el pelo engominado y el jersey al hombro. Cuando liga con mujeres más jóvenes que él las lleva a cenar a restaurantes de lujo y luego a la casa de la sierra o de la playa. Al calor de la chimenea degustan un buen vino de crianza y escuchan a Diana Krall, Norah Jones, Jamie Callum o … el último disco de José James. Música predecible, poco arriesgada, meliflua. Formula irresistible para muchos, pero que a mí, personalmente, me pone al borde del coma diabético.

Y me da mucha pena porque José James era un gran músico. Pero ya se sabe, la pela es la pela, y las fórmulas citadas hacen mucho más dinero que la música arriesgada.

Pero el tipo de música que José James hacía antes se recordará dentro de 50 años, y la melifluidad pasará sin pena ni gloria.

Jan Garbarek

El señor Grabarek hizo una cosa muy decorativa y eficiente. Todo en su sitio, muy bonito y muy bien tocado, un poco aburrido en mi opinión, y en la opinión del señor crítico de El País con la cual suelo coincidir. El momento épico llegó cuando su percusionista empezó a imitar el canto de los pájaros, el rumor de las olas, el sonido de la lluvia… y a realizar en directo una serie de extraños rituales que yo no sabía muy bien si estaba invocando a la lluvia (que poca falta nos hacía porque nos ha llovido todo el festival) o a los espíritus ocultos (que dudo yo que se parecieran en un lugar tan poco propicio a apariciones como el minimalista Kursaal).

Charles Bradley and his extraordinaires

Este señor llevaba una vida perra malviviendo con todo tipo de trabajos de subsistencia. Lipiacoches, pinche de cocina, dependiente en gasolineras. Llegó a dormir en el metro. No sabe leer ni escribir (está aprendiendo)  En ocasiones, también se sacaba algunos dólares como imitador de James Brown. Pues bien, alguien llevó un vinilo suyo a Daptone Records y ¡milagro! Se decidieron a grabarle un disco cuando el chaval tenía… 62 añitos.

Verle en directo ha sido toda una experiencia. El tipo no tiene el más mínimo complejo. Tiene una tripa generosa. Baila francamente mal. ¿Y…? Se la sopla. La actitud le sobra. La clase también. Y la voz es un portento. El tío se arranca a bailar y a dar piruetas echándole un par, y lo borda. Es más, a partir de ahora, la tripa va a ser tendencia. Nos vamos a tener que dejar tripa todos de aquí al próximo verano, porque lo que este tipo ha demostrado es que lo sexy, lo sexy de verdad, es tener tripa.

Bradley  tiene 68 años, pero lo dio todo como si tuviera 20. Acabó dándose besos y abrazos con el público y llorando como una folclórica después de haber sudado una camiseta dorada maravillosa que me creó profunda envidia (Su modelerío era lo más: traje dorado y chupa doradísima con una calavera de strass brillante en la espalda).

Sobre el escenario Bradley e4s un hombre que transmite pasión, amor, valentía energía, emoción, sentimientos que contagia con nitidez cuando suenan sus canciones, las canciones de un hombre que debutó en la música a la edad en la que la gente se jubila, por empeño, por coraje, porque a veces, no muchas, los sueños se cumplen.

Catalina´s  Neues Jazz Quintet

Mención especial merece una so0presa que encontré de casualidad. Catalina’s NJQ es un quinteto de jazz formado por cuatro chicos y una chica, todos muy  jóvenes, que transmiten una frescura, un encanto, una gracia y una alegría que verdaderamente me encandilaron. Por supuesto tienen sus fallos técnicos de principiante pero los suplen con esa joie de vivre  tan tierna, tan elegante. Versionan standards clásicos de jazz, además de tocar  otros estilos como la bossa, el blues y el soul.  Desde aquí les deseo mucha suerte y espero encontrármelos en futuros festivales. La cantante, Catalina Gabriel, tiene una voz verdaderamente bonita.

 


 

DEJOHNETTE/COLTRANE/GARRISON

23/07/2016

ESCENARIO: PLAZA DE LA TRINIDAD

 Jack DeJohnette (batería), Ravi Coltrane (saxo), Matt Garrison (bajo)

 

JOSÉ JAMES: LOVE IN A TIME OF MADNESS

24/07/2016

ESCENARIO: PLAZA DE LA TRINIDAD

José James (voz), Nate Smith (batería), Takeshi Ohbayashi (teclados), Josh Hari (bajo)

CHARLES BRADLEY & HIS EXTRAORDINARIES

24/07/2016

ESCENARIO: ESCENARIO VERDE HEINEKEN

Charles Bradley (artista), Carlos Sanchez (batería), Vincent Chiarito (bajo), Frederick DeBoe (saxo),William Aukstik (trompeta), Benjamin Trokan (guitarra), William Schalda (órgano)

 

JAN GARBAREK GROUP + TRILOK GURTU

24/07/2016

ESCENARIO: AUDITORIO DEL KURSAAL – KUTXABANK

Jan Garbarek (saxo), Rainer Brüninghaus (piano), Yuri Daniel (bajo), Trilok Gurtu (batería)

 

CATALINA’S NEUES JAZZ QUINTET

24/07/2016

ESCENARIO: HEINEKEN TERRAZA

Catalina Catalina Gabriel (voz), Erik Niemitz (piano), Diego Rodríguez (guitarra), Ignacio Fombuena (contrabajo),Aaron Castrillo (batería)Neues

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Hola Lucia,
    Soy Catalina, la cantante del grupo al que haces crítica en el artículo. Te he mandado un mensaje a tu Facebook privado agradeciendote, pero no estoy segura de si puedes leerlo. Te agregaba mi página web por si quieres echarle un vistazo en vista a futuros conciertos: https://catalinasg.wordpress.com/ . Me emocionaron mucho tus palabras! Te mando un abrazo,

    Catalina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − Doce =