Este periodo de postverdad y postcensura, de postparto y patriarcado, de despotismos y empotrados, empoderados y cosificados, nos crea la falsa percepción de que todo es posible habitar desde el vacío íntimo del ser humano. Vivimos al ritmo de las redes sociales y de los medios de comunicación –y nos dan muerte en los tejados-. No alimentamos el alma. Y articulamos nuestro universo más próximo para crear la falsa conciencia de que todo es cierto y no lo es. Creemos que todo vale y no es así.

Construir una identidad bajo unos valores y un criterio, conocer la historia desde una visión crítica. Conocer la situación geográfica, la riqueza cultural y natural de nuestro entorno, sus puntos fuertes y debilidades ayuda también a formar a un ser humano. Poseer la información y estar al día de lo que pasa a nuestro alrededor. Poseer un pensamiento crítico, exigiendo pruebas y argumentos. Participar en la vida pública, dejarnos la piel –no sólo basta degollar claveles al ritmo suicida de la noche. Hay que actuar. Nos tenemos que levantar ante la opresión y la indiferencia íntima del ser que nos aboca, ante la injusticia y los miedos que nos asaltan, ante la violencia y el odio que nos devora. No abandonarnos. Sustentar nuestros actos en la ética y en el bien común. Respetar la libertad, los derechos humanos, nuestro medio ambiente, el mundo: esta tórrida copa de metal que nos llevamos a la boca.

Un buen ciudadano no sólo se circunscribe a dar likes en las redes, a ostentar su hermosa y larga cabellera, a pasearse por los bares. Un buen ciudadano se hace día a día a partir del dolor de sus conciudadanos, de forma pacífica, cooperando entre sus semejantes y, sobre todo, no mintiéndose a sí mismo.

Siempre he defendido que el marco jurídico que nos sustenta debe ser ese espacio de convivencia donde sus ciudadanos puedan ejercer su derecho y su emancipación libremente, bajo un parangón legal que permita respetar y ser respetado, convivir y dejar convivir, desarrollarse y dejar que se desarrollen, siempre y cuando, sea una serie de casualidades las que definan el comportamiento de sus coterráneos y que no es otro que el ejercicio responsable de la dignidad, de la defensa de los valores humanísticos y la libertad inquebrantable de aquellos que los practican.

No sólo del aire vive el ser humano, sino también de la tierra que somos capaces de remover, de las almas y de los sueños que somos capaces de avivar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorSánchez a Rajoy: “Usted plantea esta moción como ‘o yo o el caos’. Usted, señor Rajoy, es el caos”
Artículo siguientePaintball, el deporte de primavera para todos los públicos
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =