A raíz de los conclictos ocurridos en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche(CIE ) en Madrid días atrás, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha realizado dos visitas de inspección no anunciadas a este centro y a la sala de asilo del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El Defensor se entrevistó con los internos de manera reservada y con los responsables del CIE, y pudo comprobar que en este centro siguen conviviendo internos recién llegados a España en patera con otros extranjeros que han salido de prisión, y que están a la espera de su expulsión, circunstancia denunciada en numerosas ocasiones. Además, el Defensor ha destacado “las gravosas circunstancias especialmente para menores, mujeres embarazadas y personas enfermas en la sala de asilo de Barajas”.

Fernández Marugán ejerce su doble condición de Alto Comisionado de las Cortes Generales y Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), y en su visita a este CIE acompañado de técnicos de la Oficina del Defensor del Pueblo e intérpretes, señala que “a la Institución también le preocupa que, a pesar de que han pasado tres años desde la entrada en vigor del reglamento de los CIE, no se han producido algunas de las reformas previstas en él. Así, las instalaciones siguen siendo inadecuadas, falta asistencia sanitaria permanente y se han detectado carencias en la asistencia social que debería ser asumida por personal especializado ajeno a la policía”.

Tras la visita, la Institución ha solicitado a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras copia de las grabaciones completas de los incidentes, de los informes médicos emitidos por el centro y por el SAMUR, de la documentación relativa al periodo de separación temporal en el que permanecía uno de los internos en el momento de los incidentes y de las diligencias policiales y resoluciones judiciales que afectan a otro interno. También ha dado traslado a la Fiscalía de las alegaciones de varios de los internos que afirmaban ser menores de edad.         .

Salas de asilo del aeropuerto de Barajas

El Defensor del Pueblo también visitó este miércoles sin previo aviso la sala para solicitantes de asilo del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, tras recibir varias quejas por el incremento del número de solicitantes de asilo que permanecen privados de libertad en esta dependencia.

Durante su visita, el equipo encabezado por Fernández Marugán , acompañado por sus técnicos, inspeccionó el estado de estas instalaciones, se reunió con sus responsables y se entrevistó con las personas que allí se encontraban.

El Defensor ha querido dejar constancia de la labor que realizan los agentes del Cuerpo Nacional de Policía en la tramitación y acogida de las personas solicitantes de asilo. No obstante, “considera urgente que la Oficina de Asilo y Refugio y la Secretaría General de Inmigración y Emigración mejoren su coordinación con la Policía Nacional y aclaren las competencias de cada organismo”.

En lo que va de año se han cuadriplicado las solicitudes de asilo en relación con las recibidas en esta sala en 2016. El Defensor ha podido constatar que “en la actualidad la capacidad de estas dependencias y el personal con el que cuenta no es el adecuado para el número de personas que albergan”. También considera que “la estructura de estas instalaciones no es la aconsejada para una permanencia de varios días”. El equipo del Defensor pudo comprobar que la comida tampoco es adecuada a la vista del tiempo que se prolonga la privación de libertad en estas instalaciones.

A la Institución también le preocupa que “las condiciones de la sala son especialmente gravosas para menores, mujeres embarazadas y personas enfermas”. Además, considera que el protocolo que se sigue para la identificación y traslado de los menores extranjeros no acompañados ha de ser revisado y se debe mejorar la coordinación con la Fiscalía.

Estas dependencias son visitadas con frecuencia por técnicos del Defensor del Pueblo ya que en ellas hay personas que permanecen más de 72 horas pendientes de ser rechazadas, o de que se resuelva su solicitud de asilo.

El Defensor ha recordado en numerosas ocasiones que “las personas que permanecen en estas dependencias deben tener acceso a luz natural en el exterior al menos una hora al día. En caso de separación o aislamiento, hay que registrar por escrito esta medida que debe producirse en espacios que cuenten con videovigilancia. Además, se debe garantizar el derecho a la intimidad en temas de salud”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =