El 24 de marzo en el Hospital Clínico de Valladolid murió, según su hija, por un infarto mientras era desatendido en un pasillo del centro. El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscal Superior de Castilla y León la apertura de una investigación sobre las causas de su muerte. En el relato de los hechos de la hija su padre ingresó en las urgencias del centro por una subida de tensión.

Con antecedentes de anginas, el enfermo fue ingresado según la hija solo, a pesar de que la hija pidió quedarse dado que al tener su padre principio de Alzheimer si no la veía se pondría más nervioso y se podría acentuar la fibrilación. Esta petición explica la hija que fue rechazada por razones protocolarias. Además cuenta que pudo escuchar a su padre llamarla desde los pasillos de Urgencias muy nervioso, por lo que la denunciante volvió a pedir entrar con él lo cual le fue rechazado de nuevo.

Tres horas después le metieron corriendo en un box dónde explica la hija que pregunto si le habían puesto medicación, por lo que vio que le estaban suministrando digoxina, un inhibidor. A pesar de eso a los cinco minutos comenzó a convulsionar y entro en parada. Cuarto de hora después informaron a la hija de que su padre había muerto.

Este incidente sucede en un ambiente de saturación en los hospitales. El CSIF de Castilla y León, sindicato de las administraciones públicas, valora que hay un déficit de cientos de trabajadores sanitarios en la comunidad. En el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, dónde ha ocurrido esta muerte, ha registrado en los últimos meses un incremento notable del número de atenciones. Esto ha coincidido con el escándalo del Hospital de Burgos, denunciado en las Cortes por el portavoz de IU-EQUO, José Sarrión, dónde se daban instrucciones de maquillar las listas de espera lo que acabaría costando el puesto a la directora quirúrgica del hospital.

La semana pasada la nueva Ejecutiva de Sanidad de Comisiones Obreras denunció el aumento de la carga de trabajo del sector lo que había acabado provocando que se duplicara en el último trimestre el absentismo laboral. En palabras de la secretaría regional de Sanidad y Sectores Sanitarios de CCOO. Ana Rosa Arribas, el aumento en 2,5 horas de la jornada laboral aprobada en la Ley de Medidas de 2012, se ha traducido para los sanitarios en incremento del trabajo y una reducción de los descansos, en vez de la recuperación que “tratan de explicar las administraciones públicas”. Para contrarrestar esto en uno de los últimos plenos el presidente de la Junta de Castilla y León anunció que Castilla y León dispondrá en las entregas a cuenta del Estado entre 60 y 70 millones más para Sanidad y Educación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. K vergüenza k los médicos y enfermeros es ten súper a tope de carga de trabajo pero somos la jente de la calle los k tenemos la culpa de k los gobernantes a caben con la seguridad social y con todo lo k teníamos pero la gente somos pasotas k no protestamos y no des pedimos de una vez a tantos ladrones k no devuelven lo k al pueblo lean robado si lo de volvieran a bria para mejorar la s ss social y para crear puestos de trabajo pero antes a bria k a todos los corructos meterlos en la cárcel y obligarlos a k de buelban el dinero robado y protestar y cambiar la constitución k es ta no bale es ta la dejo el dictador franco atada y bien a tada y así nos vemos corrupción corrupción ladrones

  2. hasta los propios trabajadores de la sandidad se acojonan ante la posibilidad de caer enfermos ellos mismos o sus familiares y ser atendidos en la sanidad publica, como me dijo una amiga, enfermera: me da terror na mas pensar que alguno de los mios se pusiera enfermo y tuviera que ser ingresado, las cosas que veo tos los dias me aterran-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 5 =