De democracia, botellas de leche y otros conceptos estructurales

0

Se atribuye a W. CHURCHILL la afirmación en base a la cual: la Democracia está lo suficientemente asentada en un Pueblo cuando al escuchar que llaman a la puerta a las ocho de la mañana, no necesitas abrir para saber que se trata del lechero. 

Inmersos en un aquí y un ahora deprimente, constituye lo que bien podríamos denominar la nueva Cuestión Política uno de esos feudos en los que, al contrario de lo que pasa con la mayoría de las cuestiones trascendentales, el paso del tiempo no ha hecho sino contribuir de manera definitiva al asentamiento de las tesis en base a las cuales cualquier tiempo pasado fue mejor.

Siguiendo cuando no reforzando esta premisa, y revitalizando todos los miedos y sinsabores que a la misma se unen bien podríamos decir que de manera inexorable, no solo la confusión generada por el triunfo de la premisa en base a la cual el mero pasar del tiempo puede asociarse con lo que genéricamente entendemos por progreso, sino más bien el imperdonable relajamiento que del mismo puede devengarse en las estructuras sociales, especialmente en las vinculadas al mantenimiento y las mejoras de las que bien podríamos denominar estructuras imperiosamente vinculadas al sostenimiento de la realidad; se muestran no solo debilitadas, sino que las carencias de las que adolecen, ya sea de manera factual (poniendo de manifiesto los resultados de tales carencias); o potencial (relatando de manera imperturbable los procederes cuyo desarrollo conducirán de manera igualmente inexorable a un franco declive al que habrá de hacerse frente dentro de un periodo de tiempo más o menos razonable), se acumulan como pruebas irrefutables de la constatación manifiesta de las tesis largamente defendidas en base a las cuales no podemos seguir así.

Retornando a nuestro aquí y a nuestro ahora, parecido si no el mismo proceso que sirve para explicar por qué en España nunca ha triunfado el sistema de reparto de leche puerta a puerta, bien puede ser el que empleemos a la hora de explicar de manera definitiva por qué en España, en realidad, la Democracia no solo no ha terminado nunca de estar lo suficientemente asentada sino que más bien, tal y como los hechos parecen empeñados en demostrar que en realidad, ésta se halla permanentemente cuestionada.

Así, al igual que en España nunca hemos terminado de creernos eso de que un señor pasea por las calles de Londres surtiendo de leche a sus conciudadanos; no podemos llegar a creernos que, precisamente en el mismo lugar, pueda existir un lugar que, como símbolo de lo que ellos han dado en llamar Democracia Parlamentaria, justifique o tenga indiscutible cabida una forma de hacer Política en la que no solo las formas, sino el fondo como traducción indiscutible de éstas, arrojen unos resultados inconcebibles, cuando no francamente imposibles de aceptar, a la hora de evaluar por métodos comparativos la eficacia de lo que llamaríamos su forma de hacer Política, frente a nuestra forma de hacer Política.

Pero puestos a elucubrar, yo no he visto en ninguna parte suerte alguna de ley, norma o siquiera enunciado, que determine como impracticable, siquiera a medio o largo plazo, el establecimiento de una industria vinculada a la comercialización de leche puerta a puerta que, si bien asuma pérdidas digamos a corto plazo toda vez que muchas son las barreras que ha de salvar, algunas francamente complicadas; no esté dispuesta a establecer una estructura solvente con visos a desarrollarse y disfrutar las mieles del éxito a largo plazo.

Y si en el proceder privado cabe tal esperanza. ¿De verdad hemos de renunciar a las satisfacciones futuras vinculadas al éxito de la Democracia, simplemente porque la misma se halla condicionada por su inherente constitución pública? 

Así, al igual que en nuestro ejemplo de la industria lechera sus promotores habrán de asumir pérdidas incipientes en forma de rotura o desaparición de los cascos, con el tiempo, la concienciación basada en la paulatina demostración de que el servicio constituye una mejora para la calidad de vida de los usuarios, se traducirá en la implementación de una serie de procederes cuya traducción será la supervivencia del servicio ligada a sus propios medios.

De parecida manera, el correcto asentamiento de la Democracia, o si se prefiere, el triunfo de lo público como concepto, no solo no ha de correr peor suerte, sino que más bien, y al contrario, parece llamado a erigirse en apuesta ganadora sobre todo si tenemos en cuenta que el Sistema tiene a su favor la baza de la Educación.

De esta manera, aunque los que integramos la presente generación no creo que podamos aceptar lo de la leche en la puerta, sí que alimentamos desde lo más profundo de nuestras conciencias la esperanza de que las generaciones futuras crezcan libres de los peligros que sujetos como Rita BARBERÁ, Luis de GUINDOS, o el Ex-Ministro SORIA, constituyen.

Peligros que lo son no tanto por el daño objetivo que pueden llegar a hacer, y que se traduce en lo que llamaríamos proceder cuantitativo, como sí más bien por la traslación de la sensación subjetiva cuya verdadera rememoración pertenece al cuadro subjetivo, ese cuya valoración es definitivamente personal, y que resume los daños en lo más peligroso a lo que un Sistema Democrático se puede enfrentar y que se resumen en el paulatino crecer de la certeza de que los sacrificios que inherentemente van ligados al proceder democrático son en realidad inútiles, bien por afectar siempre a los mismos, las clases bajas, o lo que es peor, por obedecer en el fondo a una estrategia destinada a mantener a esas mimas clases bajas sublimadas por el efecto anestésico producido por éxito de la enésima falacia.

A título de conclusión, las teorías deL Capital Humano demuestran las dificultades para formar buenos estadistas. La realidad actual se empeña en poner de manifiesto las dificultades que hoy por hoy tenemos en España para encontrar buenos estadistas. ¿Habremos de poner nuestras esperanzas en la presencia de botellas de leche en la puerta de nuestras casas?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorGobierno de cambio o elecciones
Artículo siguienteRecuerdos del Siglo XXI
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =