Con la llegada de Podemos a la política a nivel estatal (ya se había presentado a nivel autonómico, no municipal), Izquierda Unida veía peligrar su representación en el Congreso. Hábilmente, se unió a la coalición Ahora en Común, que acabó presentándose a las elecciones generales del 20 de diciembre como Unidad Popular. Después de varias idas y venidas de algunos partidos y movimientos sociales, Unidad Popular quedó formada por Izquierda Unida, Chunta Aragonesista, Segoviemos, Izquierda Castellana, Izquierda Asturiana, CLíAS, Batzarre, y una buena cantidad de gente independiente. Gracias a esta coalición, Izquierda Unida mantuvo representación en el Parlamento al conseguir Unidad Popular dos escaños por Madrid: Alberto Garzón (IU) y Sol Sánchez (Independiente).

Estos dos escaños, sumados a los 42 de Podemos y los 27 de “las confluencias”, sumaron 71. El mismo resultado que consiguió Unidos Podemos (que se iba a llamar Unidas Podemos por eso del lenguaje inclusivo), el 26-J.

La idea de Podemos de unirse a Unidad Popular, que es básicamente lo que sucedió, también fue una jugada hábil, porque estaba en una situación parecida a la anterior de Izquierda Unida. No corría, ni mucho menos, el riesgo de quedarse sin representación, pero sí el riesgo de sufrir una pérdida de escaños considerable. Pese a quien pese. Así que, al igual que Izquierda Unida salvó los muebles al incorporarse a Unidad Popular, Podemos hizo lo propio con Unidos Podemos.

¿Por qué Unidos Podemos no aumentó los escaños en junio respecto a la suma de diciembre? La respuesta es bastante sencilla. A mucha gente que votó a Unidad Popular, no le hacía gracia la unión con Podemos. Entendían que la unión era una cosa buena y necesaria, pero no gustaron las formas. Sobre todo, las formas en las que se acordó el pacto: sin consulta a las bases, sin primarias, confeccionando las listas de forma digital… De hecho, la Chunta ni siquiera participó esta vez en la candidatura. De la misma forma que Izquierda Unida tomó el control de Unidad Popular debido a su envergadura porque era el partido más grande y, probablemente, más disciplinado de los que conformaban la coalición (cosa que hizo que mucha gente independiente se sintiese incómoda con la situación), a Unidos Podemos le sucedió lo mismo, con la llegada de Podemos (incluyendo esa incomodidad dentro de la nueva coalición), que era, y es, el más grande de los que se coaligaron para el 26-J. Por eso, y por la desinformación en general, la mayor parte de la gente se refiere a Unidos Podemos simplemente como Podemos. Obviando al resto de partidos que conforman la coalición actual.

Últimamente se ha hablado mucho de la absorción de Izquierda Unida por Podemos. No sé si ese caso se dará, pero hay que tener en cuenta que, como he dicho antes, la primera es una organización muy bien estructurada y disciplinada, con lo que esa absorción podría ser un arma de doble filo, una especie de Caballo de Troya. Tiempo al tiempo, porque Garzón, y sobre todo su círculo cercano, las matan callando.

Como ya dije en un artículo anterior (Gente), las organizaciones que no se forman desde la base, y únicamente se basan en pactos interesados de cúpulas, tienen, como las mentiras, las patas muy cortas, y riesgo de tambalearse y caer.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Buen articulo, coincido en todos los puntos que se exponen, solo un par de excepciones ….no creo que gracias a la fusión de Podemos y IU se hayan beneficiado, si no los dos han sufrido un enorme desgaste con esta unión, así se calcula que del millón de votos perdidos, el 30% son de IU y el 70% restante es de Podemos.
    Sobre las patas cortas y que Podemos sea un bluf..discrepo pues considero que con la actual deriva del Psoe hacia la derecha, la referencia de la izq. Pasa a la coalicion Unidos Podemos que ha venido para quedarse. Saludos y buena suerte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 10 =