Aunque por supuesto terminas siendo tú mismo