Es cierto que según la tradición que siempre se ha profesado en nuestra sociedad, se ha tendido en el ámbito cultural a crear espacios, grandes teatros y monumentales centro de artes, sin haber gestionado antes la apetencia y el afecto hacia la cultura en la población.

La tendencia en los últimos años, a raíz de la crisis, ha sido que se moviese un relativo impulso íntimo a llenar ciertos lugares y ciertos puntos, bajo la sombra de la pérdida de poder adquisitivo. Por una parte, una masa social que siempre asistía a eventos culturales y artísticos por una cuestión de principios, de formación y de educación en la gestión de su tiempo libre. Y por otro lado, un sector social que comenzaba a acudir a este tipo de eventos, de forma puntual y concreta, por la pérdida de poder económico y no poder asumir otro tipo de entretenimiento.

Sin duda alguna, una respuesta natural y coherente, dentro del crecimiento de una sociedad que, poco a poco, se va adecuando a los estándares europeos a todos los niveles. En el cultural, quizás, que es el caso que nos aborda hoy, un poco más lentos, torpes si cabe, pero con pie firme.

Está claro que la única forma de suplir esta deficiencia estructural de la sociedad es adaptando las necesidades y las exigencias desde la formación académica, como parte de la educación de las futuras generaciones y hacerlo de una manera natural, acorde con los nuevos modelos de pedagogía y enseñanza.

Sin embargo, con lo que no contábamos era con la cultura del vacío o del ombligo, como más guste o precie. Que no es otra que aquella que emana de oscuros actores sociales que van dirigidos a crear la sensación de ilustración y conocimiento, demostrando al ciudadano que la sociedad en la que él participa es un sistema que desarrolla actividades culturales y artísticas de cierto renombre nacional e internacional, pero que sin embargo no tiene una incidencia real en el mundo. Este tipo de comportamientos mediáticos crean el efecto en la población que vive en una sociedad aperturista y culta. Cuando en realidad es todo lo contrario: una estructura social kafkiana, anquilosada, imberbe, intransigente e intolerante que se deleita en su propia complacencia. No solo de pan vive el ser humano, sino también de los sueños. Por ello, hay que educar para que puedan hacerse realidad, pero desde la honestidad y la honradez, no desde la arrogancia y la ignorancia. Desde el trabajo y la excelencia, y no desde el amiguismo y el oportunismo. Porque los proyectos establecidos, desde fundamentos técnicos y artísticos, deben tener un profundo compromiso con los principios y valores del ser humano. Esa es la verdadera hoja de ruta de la cultura. La expresión de una sociedad que va más allá de lo superficial.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMalicia
Artículo siguienteEl ocupa
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + once =