Cuando Chaplin le birló la novia a Salinger

0

Cabecera_resenas_caza_Oona

Frédéric Beigbeder, un publicista francés que se jugó su puesto de trabajo por publicar el exitoso 13,99 euros, libro que se mantuvo durante semanas en la lista de los más vendidos de numerosos países, se ha interesado ahora por la relación que mantuvieron un joven veinteañero y aún completamente desconocido J. D. Salinger en el Nueva York de 1940 con la adolescente de quince años Oona O’Neill, hija del dramaturgo Eugene O’Neill.

El bombardeo de Pearl Harbor rompió esta relación para siempre apenas dos años después de iniciada ya que el autor del mítico El guardián entre el centeno se alistó en el ejército norteamericano y participó incluso en el desembarco de Normandía mientras ella se casaba en plena Segunda Guerra Mundial, en 1943, con el actor Charles Chaplin, con el que viviría el resto de sus días hasta la muerte de él en 1977, y con el que tuvo ocho hijos.

El joven escritor, que ya entonces hacía sus primeros pinitos literarios, no se cansó de escribirle cartas a aquella encantadora chiquilla que aún hoy no han visto la luz. A partir de aquí todo es oscuridad, una penumbra que la literatura de Beigbeder se encarga de iluminar con lo que pudo haber sido o fue de una joven relación truncada para siempre por el devenir del destino. Incluso se permite la licencia de recrear un reencuentro visto y no visto cuatro décadas después en la mítica Grand Central Station neoyorquina. Salinger era ya un viejo gruñón desaparecido del mundanal ruido y ella una sexagenaria de ocho hijos oculta por completo bajo la estrella que todo lo abarcaba de su marido. Una historia singular de lo que pudo haber sido y nunca fue por los antojos del destino.

autor-resumen-libros-Frederic

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 15 =