El Odebrecht de Mancera

El Jefe de Gobierno comprometió la basura de la Ciudad para un aparente proyecto de energía limpia, sin embargo, el fondo es la privatización del agua y la electricidad, este negocio lo realiza Miguel Ángel Mancera con una empresa francesa mundialmente reconocida por su corrupción, se trata del Odebrecht de Mancera, por eso sus diputados leales lo defienden con uñas y dientes.

Veolia está involucrada en sobornos a través de paraísos fiscales en países como Ecuador, tiene la concesión del suministro de agua en distintos municipios del mundo, incluso en México, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, ha desarrollado esta estrategia del manejo de residuos para pasar de una deuda ilegítima a privatizar el agua.

Es sencillo pronosticar el resultado de un acuerdo entre un gobierno corrupto y una empresa corrupta, tiene un obscuro trasfondo, además de venir por el agua, la empresa será la proveedora de electricidad empezando por el consumo de edificios públicos, el metro y el alumbrado público para terminar sustituyendo a la Comisión Federal de Electricidad.

La trampa es una previsible deuda que será susceptible de renegociación a cambio de que el pago de ese alumbrado público se realice directamente por los ciudadanos convertidos en clientes de la empresa, o bien, ante la inviabilidad presupuestaria y el rechazo de los usuarios a pagar el alumbrado público se entregue a Veolia en compensación la ansiada concesión del Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

Con esta política se terminaría por validar el uso partidista del agua como sucede en Coyoacán o en Iztapalapa, demarcaciones que en sus zonas de mayor pobreza viven el tandeo del agua a cambio de apoyo político, alimentando el modelo del cacique fundado en la clientela y con ello el abandono de la red hidráulica será una condición.

Esa es la razón por la que pretenden comprometer a la Ciudad a 33 años con Veolia y respaldar la deuda con los remanentes de las participaciones federales, quieren vivir de la costosa luz que proveerá Veolia a la Ciudad con la farsa del proyecto ecológico, es un descomunal negocio que somete no sólo al Jefe de Gobierno sino a todos los partidos del llamado Frente Ciudadano que en la Ciudad de México es la colusión de todos los partidos encabezados por el PAN, PRI y PRD.

En pocas palabras la termovalorizadora es la llave para privatizar la luz y el agua, dejarla en manos de un monopolio privado, una empresa trasnacional francesa caracterizada por la violación a los derechos de los trabajadores y por su corrupción, esto significa condenar a los habitantes de la Ciudad a pagar la desmedida ambición que domina a las empresas que hacen de los derechos humanos costosas mercancías.

La termovalorizadora es la gran estafa a la Ciudad, es hacer grandes negocios a costa de la gente, es un golpe a los mismos de siempre, es el sacrificio a la economía de los que menos tienen, pero las cuentas le salieron mal al Jefe de Gobierno, tiene el apoyo de todos los partidos excepto el de Morena, las diputadas y diputados del Movimiento de Regeneración Nacional frenaron el dictamen por el que pretende legitimar el atraco.

Los partidos del Frente decidieron desde entonces hacerle realidad el sueño de una Asamblea Legislativa sin Morena a Miguel Ángel Mancera, cosa más absurda, pero así suponen aprobado el contrato con Veolia, así comparecieron al procurador de justicia. Esa Asamblea a modo es por demás inconstitucional, lo mismo que todo lo que apruebe, no se puede negar la soberana voluntad del pueblo de la Ciudad que con su voto colocó a Morena como la principal fuerza política.

Así que el proyecto ambiental va más allá de convertir la inversión pública en ganancia privada, va más allá de las 4 500 toneladas de basura y su separación -tarea que ya se nos ordenó realizar desde los hogares-, va más allá de empeñar 109 mil millones de pesos; es la mercantilización del agua y la electricidad, es condenar a los ciudadanos a ser víctimas de tarifas exorbitantes, de pésimos servicios y de los grupos caciquiles.

Siendo diputado en la VI legislatura me consta que el Jefe de Gobierno recibió propuestas alternativas que implicaban generación de empleos, beneficio ambiental y reducción del costo de la electricidad, entre las que destaca la creación de una empresa pública generadora de electricidad de la Ciudad y de paso la contratación de mano de obra calificada que se tenía con los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas.

El Frente “Ciudadano” piensa que al cumplir el sueño a Miguel Ángel Mancera hará realidad el sueño de la continuidad de su gobierno bajo el compromiso de la repartición de cuotas de poder entre los partidos del Frente, se equivocan, es como insistir que Mancera viste elegante pese a que los demás lo encontramos desnudo, tan sólo viven el cuento del traje nuevo del rey, lo bueno es que es la ciudadanía la que manda y falta poco para que dé su veredicto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =