Detenciones contra la trata de mujeres.

España es el país con más esclavas sexuales de toda Europa. La trata de mujeres a través de la explotación sexual es una realidad cruel y real que impera en España. Todas las semanas hay, eso sí, sentencias contra esta práctica, mientras la Guardia Civil y la Policía Nacional trabajan en colaboración con los países de origen de las víctimas. Aún así, todo parece poco ante el infierno que viven miles de mujeres en nuestro país. Un negocio, aún hoy, potente que mueve millones de euros.

España es el país con más esclavas sexuales de toda Europa

En este sentido, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a cinco mujeres a penas de entre veintidós y cuatro años de prisión por los delitos de trata de seres humanos, prostitución coactiva, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y explotación de la prostitución ajena.

Para dos de ellas, de origen nigeriano, la Sala establece penas de  veintidós y diez años de prisión. Las dos ofrecían a las víctimas trabajo o estudios ficticios en España a través de familiares en Nigeria. Antes de viajar, les hacían un rito de vudú, por el cual se comprometían a devolver el importe del viaje y los traslados, que pagaban las condenadas.

Cuando llegaban a España, las condenadas las obligaban a ejercer la prostitución para devolver la deuda que habían contraído. Para ello, las amenazaban con los rituales de vudú que les traerían “graves males para ellas y para sus familias”.

La sentencia también condena a otras tres mujeres, encargadas de las casas de citas de Valencia y Alzira en las que explotaban a las víctimas. A dos de ellas les impone seis años de prisión y a la tercera cuatro años de cárcel.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLos sindicatos de seguridad privada convocan paros en Barajas
Artículo siguienteEl poder terapéutico de la danza
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + seis =