Tradicionalmente, las instituciones financieras han sido un instrumento fundamental en la canalización de ese dinero, mediante préstamos que permitiesen a las personas llevar a cabo sus proyectos personales. El problema es que, durante años, los bancos han estado concediendo préstamos sin fijarse excesivamente en la solvencia de sus clientes y, se han visto obligados a cerrar el grifo del crédito debido a los impagos de las personas que no han podido devolver su préstamo.

Antes de la crisis, el importe total de los préstamos que concedía el sector bancario era muy superior a la suma total de los depósitos de sus clientes, es decir, por cada 100 euros en depósitos se destinaban entre 123 y 127 euros a créditos de cualquier tipo. Pero en el momento en el que estalló la crisis, las instituciones financieras dejaron de dar crédito para compensar los impagos de sus clientes durante los últimos años y así poder cuadrar sus balances.

Según datos del Banco de España, la banca tradicional sólo pudo aprobar el 10% de las solicitudes de crédito en nuestro país el año pasado. Y por primera vez desde el año 2002, los bancos acumulan más depósitos de sus clientes que lo que destinan a préstamos.

Así, el número de créditos concedidos ha descendido mucho, aceptando únicamente las solicitudes de aquellos clientes que tienen más probabilidad de pago. Tratándoles como los prestatarios de antaño, sin ningún tipo de ventaja por ser personas solventes y cumplidoras. Esta situación, junto con la tecnología, ha propiciado el auge de modelos de financiación alternativa como elCrowdlending.

Según un informe de PwC sobre el impacto de la innovación en el sector financiero, el 55% de los ejecutivos de la banca cree que los modelos de financiación alternativa, basados en el Fintech, están ganando terreno a los préstamos bancarios. El sector tradicional no ha innovado lo suficiente y las plataformas de financiación participativa están aprovechando las oportunidades que les ofrecen las nuevas tecnologías para ofrecer mejores condiciones de financiación a sus clientes.

El auge del sector Fintech hace que estas plataformas se presenten como la alternativa a los bancos, para que las personas solventes puedan recurrir a la financiación que necesitan. “Excelend sólo aprueba los proyectos solventes para que los prestatarios paguen lo menos posible por su préstamo. Esta es una de las razones por las que hemos conseguido reducir el precio de los préstamos en España una media de más de cinco puntos, con un tipo de interés desde el 4,83% T.A.E.” apunta Samuel Arenas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =