El domingo 12 de febrero la información facilitada por Diario 16 sobre el 18 Congreso del PP ya advirtió que la presidenta de la Comunidad de Madrid presentaría su renuncia a la dirección de la Gestora madrileña. Cristina Cifuentes ha dejado claro que quería presentarse en igualdad de condiciones que el resto de posibles oponentes y no condicionar el proceso por un supuesto apoyo del aparato. A reiteradas preguntas de los medios siempre ha manifestado que cuando tocase hablar de primarias lo haría. O con el símil que ella siempre ha utilizado, “Cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente” Y ha cumplido su palabra. Ha manifestado su voluntad de ser presidenta del PP de Madrid y ha dimitido de su cargo director de la Gestora.

Durante el Congreso del partido conservador, la presidenta madrileña transmitió al Mariano Rajoy y María Dolores Cospedal su intención de presentarse a la presidencia madrileña. Incluso, según fuentes internas, advirtió de su decisión de renunciar a la presidencia de la Gestora. Algo que agradecieron los dirigentes populares por la parte de dignificación de la política que suponía. Como quedó previsto durante el cónclave popular, será Juan Carlos Vera quien se haga con las riendas de la Gestora hasta la celebración del Congreso los días 17 y 18 de marzo.

 

Un solo contrincante, de momento

Luis Asúa, presidente de la sede de Chamberí, será el contrincante de la presidenta madrileña. Aznarista convencido y vinculado a la Red Floridablanca (think tank de posturas ultraconservadoras), se presenta para evitar la deriva hacia la izquierda a la que está llevando al PP, según sus palabras, el gobierno de Cifuentes. Es consciente de que sus posibilidades de ganar son mínimas, pero desea abrir el debate sobre el giro ideológico que está tomando el partido en Madrid. Un giro que también ha quedado, en parte, marcado durante el 18 Congreso del PP con el giro social que ha promovido Javier Maroto.

Al igual que hizo Íñigo Henríquez, aguirrista de pro, Asúa ha criticado que el congreso se vaya a celebrar durante el puente de marzo: “Ellos están descafeinando las primarias, es impresentable poner la fecha del congreso en el puente de San José, es de quinta categoría”. La postura del contrincante de Cifuentes refleja el malestar que se vive en los sectores más conservadores del partido y en el aguirrismo con la “líder de la coleta”. Instigados, al menos hasta la celebración del último congreso nacional, por el sorayismo, siempre han existido núcleos duros de oposición contra Cifuentes. Más unidos por la pérdida de cargos y posiciones de poder que por una cuestión ideológica.

 

Los ataques del aguirrismo y el trabajo oscuro de Cifuentes

¿Presentará el aguirrismo una candidatura propia o se unirá a Asúa? Las huestes de la ex-presidenta madrileña posiblemente, así confirman nos confirman, apoyarán al candidato aznarista sin hacer públicas sus preferencias. Una táctica, ponerse de perfil, que siempre le ha funcionado a Esperanza Aguirre. Aunque en esta ocasión parece que no cuaja entre los afiliados populares porque ven como día a día se encuentran un pufo nuevo de la marquesa consorte. La herencia del aguirrismo huele a cloaca.

Cristina Cifuentes, por su parte, ha estado haciendo un trabajo de reafirmación de la moral de las tropas conservadoras acudiendo a casi todos los pueblos y municipios madrileños. La campaña de afiliación que promovió, y que ha tenido un efecto positivo, le ha servido para conocer mucho mejor la organización madrileña. Así, mientras Aguirre se ha estado dedicando a negar la sal y el pan a Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid se ha ido ganando a la militancia. Todo con la inestimable colaboración de Jaime González Taboada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =