Una anticipada resolución de la Cámara Baja del Parlamento alemán, el Bundestag, de una resolución en la que ha definido como “genocidio” la matanza de un millón y medio de armenios por las fuerzas turcas en 1915 ha desencadenado una crisis diplomática con el país otomano.

Según Norbert Lammert, presidente del Budnestag, la resolución contaba con el respaldo de los conservadores de la CSU, los Verdes y los socialdemócratas, y ha sido respaldada por una “abrumadora mayoría”, con tan solo una abstención y un voto en contra. En esta “complicada votación” no han estado presentes ni la canciller Angela Merkel ni su numero dos y líder del SPD Sigmar Gabriel.

Poco después de hacerse pública la resolución, Turquía ha llamado a consulta a su embajador en Alemania. En un discurso desde Ankara, el primer ministro Binali Yildrim ha considerado que “un lobby racista armenio” es el responsable de la “equivocada” decisión de la Cámara Baja del Parlamento alemán.

Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha advertido desde Nairobi, donde se encuentra de visita oficial, que esta resolución tendrá un serio impacto en las relaciones bilaterales. En opinión del viceprimer ministro y portavoz del Gobierno, Numan Kurtulmus, los parlamentarios alemanes han cometido un “error histórico”.

Por su parte, Merkel ha defendido las relaciones fuertes existentes entre ambos países, pese a sus diferencias en algunas cuestiones. Asimismo, la canciller alemana ha indicado que Alemana apoya el diálogo entre Turquía y Armenia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 20 =